Actualmente en: Buscador de Medicamentos

Buscador de Medicamentos

Información Farmacológica

Cada comprimido contiene: Paracetamol 1 g.
Analgésico, antipirético.
Alivio del dolor leve a moderado y para la reducción de la fiebre.
Usos: Cefaleas, odontalgias, dolores musculares, lumbalgias, artritis y síndromes febriles.

Acciones (farmacología y/o terapéutica a los modos de accion del medicamento en el hombre): No está aclarado si el locus de acción es predominantemente periférico, central o una combinación de ambos. La acción antipirética ha sido atribuida a la inhibición de la biosíntesis de la prostaglandina en el hipotálamo, ya que es menor su influencia sobre las enzimas periféricas. También se le atribuye una acción vasodilatadora periférico que aumenta la pérdida del calor por la piel. Su acción analgésica obraría asimismo a nivel de las prostaglandinas reconocidas como mediadoras del dolor en las reacciones inflamatorias, aunque se le reconoce una acción inhibitorio sobre los quimiorreceptores sensibles a la bradiquinina. El paracetamol no es útil como agente antiinflamatorio.
Aplicación clínica: El paracetamol es efectivo en el tratamiento del dolor de moderada intensidad. Su efecto analgésico persiste por 4 ó 5 horas después de la administración de una dosis terapéutica. Se aplica en el tratamiento del dolor de cabeza, de dientes, dismenorrea, dolor postraumático y postparto, músculo-esquelético de origen no reumático. No tiene efectos sobre el dolor de naturaleza espasmódico y carece de la acción sedante o psicodisléptica de la fenacetina. El paracetamol puede ser preferible a la aspirina en aquellos casos donde la aspirina es mal tolerada o contraindicado como en la alergia a la aspirina, ciertas formas de asma, historia de enfermedad gastroduodenal, desórdenes de la coagulación, tratamiento con anticoagulantes cumarínicos, hiperuricemia, artritis gotosa, etapas finales del embarazo.
Destino en el organismo (farmacocinética): Absorción: El paracetamol se absorbe casi completamente en el tracto gastrointestinal. La absorción es mayor en el intestino delgado que en el estómago y en el recto. Las formas farmacéuticas efervescentes o el agregado de sorbitol aceleran la absorción. La droga 'per se' no afecta el vaciamiento gástrico. Se absorbe más rápidamente cuando se la ingiere en ayunas, excepto en los ancianos, o con una dieta rica en carbohidratos. La edad no parece ser un factor determinante cuando se la ingiere con alimentos. La velocidad de absorción intestinal es influenciada por el vaciamiento gástrico. Los anticolinérgicos retardan la absorción, en tanto que la metoclopramida y la domperidona la aceleran. La absorción no se altera por la acción de laxantes a base de fibras, colestiramina, ni por enfermedades como el sprue celíaco o la ileítis regional. Distribución: Los valores medios en sangre luego de una dosis de 0.3 g a 1 g se mueven entre 5 y 20 mg/l entre los 60 y 120 minutos de la dosis. En ayunas se señalan picos de más de 20 mg/l, 20 minutos después de una dosis de más de 1 g. No parece existir una buena correlación entre la concentración en sangre y la intensidad de la acción analgésica. El paracetamol se distribuye casi uniformemente por todos los humores (Vd = 0.7 - 0.75 I/kg), excepto el tejido graso. Se concentra preferentemente en el hígado y en los riñones. Hay evidencia de su paso a la placenta. Se une escasamente a las proteínas plasmáticas. La vida media varía de 1 a 3 horas. La escasa unión a las proteínas tiene particular interés clínico en la vejez, en que se administran numerosas drogas, y en las enfermedades agudas o crónicas debilitantes que cursan con un déficit de albúmina sérica. En esas circunstancias, el paracetamol no interacciona con otras drogas altamente unidas a las proteínas, ni requiere un alto tenor de albúminas para su transporte; de ese modo la concentración de la droga libre en el plasma no varía ni se modifica su efecto farmacológico. Excreción: Se produce principalmente por el riñón, pero se excreta también por la bilis y por la leche materna. Por el riñón se excreta en forma libre como paracetamol, como conjugados glucorónicos, sulfatos y cisteínicos y como derivados mercaptúricos. La excreción de las formas libres o conjugadas se completa a las 30 horas de la dosis. Los metabolitos urinarios luego de una sobredosis no modifican su composición, pero alteran significativamente las proporciones a expensas de los conjugados cisteínicos y derivados mercaptúricos. En los pacientes con insuficiencia renal hay aumento de las formas conjugadas en la sangre y no se observan modificaciones en la concentración de la forma libre. El paracetamol tiene un bajo aclaramiento renal debido a que es casi totalmente reabsorbido de la luz de túbulo. Los conjugados se excretan por secreción tubular y son reabsorbidos por transporte mediado por "carrier" en el tubo proximal, al menos en el perro. El aclaramiento renal de los conjugados y sulfatos frecuentemente excede el grado de filtración glomerular. Los cambios del pH urinario no influyen en la excreción de la droga como ocurre con la aspirina.

Adultos y niños mayores de 12 años: En terapia a corto plazo (hasta 10 días), no administrar más de 4 g diarios. Cuando la terapia es a largo plazo (tratamiento crónico) se usa hasta 2.6 g diarios. 1 a 2 tabletas cada 8 horas. No exceder la toma de 4 tabletas en las 24 horas. Si la fiebre persiste por más de 3 días o el dolor continúa por más de 5 días, consulte a su médico. No indicar simultáneamente con otro producto que contenga paracetamol. Si Ud. está embarazada o se encuentra en período de lactancia consulte a su médico antes de tomar la medicación. La duración máxima del tratamiento es de 10 días como analgésico y de 3 días como antifebril.
Hepatotoxicidad y nefrotoxicidad con dosis altas o tratamientos prolongados. Raramente pueden aparecer erupciones cutáneas y alteraciones hematológicas con neutropenia, leucopenia y trombocitopenia, dermatitis alérgica, anemia.

Síntomas y tratamiento de dosis excesivas: Una sobredosis masiva de paracetamol puede causar toxicidad hepática, aunque raras veces se han informado con dosis menores de 10 g. Después de una sobredosis potencialmente hepatotóxica, los síntomas precoces puede incluir: náuseas, vómitos, transpiración y malestar general. La evidencia clínica y de laboratorio de la toxicidad hepática puede no hacerse aparente hasta las 48 a 72 horas post-ingesta. Ante la evidencia de una intoxicación, administrar acetilcisteína si no han transcurrido 24 horas de la toma, sin esperar los resultados del nivel de paracetamol. Debe realizarse un lavado gástrico y una determinación de paracetamol en plasma no antes de 4 horas de producida la ingestión. Si el producto involucrado era de liberación prolongada debe realizarse otra determinación entre las 4 y las 6 horas. Si el nivel plasmático obtenido en este aso es mayor que el obtenido en la primera determinación que indicaba niveles tóxicos, se debe continuar con la terapia con acetilcisteína. Los estudios de función hepática deben realizarse con intervalos de 24 horas. Toxicidad seria o casos fatales son extremadamente infrecuentes en niños, debido, posiblemente, a diferencias en la forma en que metabolizan paracetamol. En niños, la máxima cantidad potencial ingerida puede ser fácilmente estimada. Si más de 150 mg/kg o una cantidad desconocida fue ingerida, obtener un nivel en plasma lo antes posible, pero no antes de las 4 horas después de la ingestión. Si un producto de paracetamol liberación prolongada está comprometido, puede ser adecuado obtener un nivel de paracetamol plasmático adicional a las 4-6 horas después del nivel inicial de paracetamol en plasma. Si cualquiera de los niveles plasmáticos está en los niveles de toxicidad, la terapia con acetilcisteína debe ser iniciada y continuada durante un curso completo. Si la capacidad de determinación de paracetamol no está disponible y la ingesta estimada del mismo excede los 150 mg/kg, se debe iniciar la terapia con acetilcisteína y continuarla durante un curso completo. Los alcohólicos crónicos pueden presentar un riesgo aumentado de toxicidad al etanol. Los informes abarcan, comúnmente, a los alcohólicos crónicos severos y las dosis de paracetamol con mucha frecuencia a menudo exceden las dosis recomendadas abarcando una sobredosis substancial. Debe informarse a los pacientes que consumen regularmente grandes cantidades de alcohol a no exceder las dosis recomendadas de paracetamol.
Envase conteniendo 20 comprimidos recubiertos.
Hipersensibilidad reconocida a la droga, insuficiencia hepática e insuficiencia renal severa.

Precauciones o restricciones de uso durante el embarazo y la lactancia: Embarazo: No administrar sin indicación médica. No han sido documentados ni se han realizado estudios controlados; no obstante, se ha demostrado que el paracetamol atraviesa la placenta. Lactancia: No administrar sin indicación médica. Después de una dosis de paracetamol de 650 mg se han encontrado dosis en leche materna de 10 a 15 mcg/ml.
Pediatría: No administrar a menores de 12 años sin consultar la dosis al médico. En estudios realizados no se evidenciaron alteraciones con la indicación de paracetamol en niños.

Alcohol, inductores enzimáticos a medicación hepatotóxica: su uso concomitante con paracetamol puede aumentar su hepatotoxicidad.
Barbitúricos: su uso concomitante con paracetamol puede disminuir su actividad terapéutica.
Anticoagulantes, coumarin: su uso concomitante con paracetamol puede aumentar la acción anticoagulante.
Salicilatos o aspirina: el uso concomitante con paracetamol puede aumentar el riesgo de nefropatía por analgésicos. El diflunisal puede aumentar la concentración del paracetamol en un 50%, aumentando el riesgo de hepatotoxicidad. Paracetamol puede aumentar la toxicidad del cloramfenicol.
*El buscador de medicamentos online de Farmacias Cruz Verde es una guía de productos farmacéuticos en el cual aparece recopilada la información otorgada por las compañías farmacéuticas. Los resultados de búsquedas en éste no implican que se encuentren disponibles para la venta en nuestros locales.