Inscríbete aquí

Buscador de Medicamentos

Información Farmacológica


Síntomas y tratamiento de dosis excesivas: Se han reportado casos de sobredosis con dosis de hasta 2.5 g de ketoprofeno. En la mayoría de los casos los síntomas observados han sido benignos y limitados a letargia, náuseas, somnolencia, vómitos y dolor abdominal. No hay antídoto específico para la sobredosis de ketoprofeno.
Tratamiento de la sobredosificación: Monitorización y mantenimiento de las funciones vitales.
Tratamiento sintomático: La inducción de la diuresis puede ser útil en la sobredosificación con ketoprofeno; sin embargo, la furosemida no reduce la concentración sanguínea de ketoprofeno. El ketoprofeno ha mostrado ser dializable, por lo que la hemodiálisis puede resultar útil en el tratamiento de la sobredosificación, a diferencia de otros antiinflamatorios no esteroides en los que este procedimiento es controvertido.
Envases conteniendo 10 y 20 cápsulas.

Salicilatos y antiinflamatorios no esteroideos: la administración conjunta con ketoprofeno produce un aumento del riesgo ulcerógeno y hemorrágico digestivo.
Anticoagulantes orales, heparina por vía parenteral y ticlopidina: la administración conjunta con ketoprofeno produce un aumento del riesgo hemorrágico.
Litio: la administración conjunta puede inducir aumento de la litemia con el consiguiente aumento de la toxicidad.
Metotrexato: la administración conjunta con ketoprofeno produce un aumento de la toxicidad hematológica del metotrexato, en particular cuando éste se administra a altas dosis, por desplazamiento de su unión a las proteínas plasmáticas y/o disminución del aclaramiento renal. Por ello, esta asociación debe evitarse. El tratamiento con ketoprofeno debe ser interrumpido al menos 12 horas antes de iniciar la administración de metotrexato. Igualmente, debe respetarse este intervalo de tiempo entre la administración del metotrexato y el inicio del tratamiento con ketoprofeno.
Diuréticos: la asociación con diuréticos exige vigilancia de la función renal.
Antihipertensores (como por ejemplo los betabloqueantes y los inhibidores de la ECA): la asociación con ketoprofeno puede reducir el efecto antihipertensor.
Interferón-alfa: el ketoprofeno puede inhibir la acción del interferón alfa en la administración conjunta.
Pentoxifilina: puede haber incremento de riesgo de hemorragia, por lo que hay que vigilar el tiempo de sangrado.
Gemeprost: su eficacia puede verse reducida.
Cada cápsula contiene: Ketoprofeno 50 mg. Excipientes c.s.
El ketoprofeno, derivado del ácido fenilpropiónico, es un agente antiinflamatoria no esteroide. El ketoprofeno muestra actividad antiinflamatoria (a altas dosis), analgésica (a dosis bajas) y antipirética. Muchas de sus acciones parecen estar asociadas principalmente con la inhibición de la síntesis de las prostaglandinas. El ketoprofeno inhibe la síntesis de las prostaglandinas en los tejidos corporales, inhibiendo la ciclooxigenasa, una enzima que cataliza la formación de precursores de prostaglandina (endoperóxidos) a partir del ácido araquidónico. Las prostaglandinas parecen sensibilizar los receptores del dolor a la estimulación mecánica o a otros mediadores químicos (bradicinina, histamina). El ketoprofeno es también un potente inhibidor de la bradicinina, uno de los mediadores químicos de la inflamación y del dolor, y previene la liberación de enzimas lisosomiales que provocan la destrucción tisular en las reacciones inflamatorias. Los fenómenos descritos se producen a nivel periférico, aunque también se ha podido demostrar que el ketoprofeno posee una acción analgésica a nivel del sistema nervioso central. La administración intracerebroventricular de ketoprofeno inhibe la hiperalgesia experimental en animales. Por otra parte, el ketoprofeno atraviesa la barrera hematoencefálica y su acción central se apoya en el hecho de que induce un descenso de prostaglandinas en el sistema nervioso central de la rata, tras la administración subcutánea. La acción central se confirma en el hombre ya que el ketoprofeno, administrado por vía IV, aumenta el reflejo nociceptivo de flexión provocado por estimulación del nervio sural en sujetos sanos, lo que no ocurre en pacientes con sección medular completa.
Analgésico, antiinflamatorio no esteroidal.
Está indicado en el tratamiento del dolor y la inflamación en enfermedades reumáticas crónicas, artritis reumatoidea, coxartrosis, gota.

Datos preclínicos sobre seguridad: En estudios realizados en ratas durante 3 meses con 6 mg/kg/día y 18 meses con 4.5 mg/kg, por vía oral, y en monos durante 1 año con 4.5 y 9 mg/kg/día, por vía oral, la tolerancia clínica fue buena y el estudio anatomopatológico reveló leves signos de irritación gástrica o intestinal. En el perro (especie particularmente sensible), el ketoprofeno (3 mg/kg durante 3 meses, por vía oral) provocó algunas alteraciones de las mucosas digestivas.
Efectos sobre la reproducción y toxicidad fetal: en 3 especies estudiadas (ratón, rata y conejo), los estudios relativos a las funciones reproductoras, mostraron que el ketoprofeno presentó algunos efectos atribuibles a la inhibición de la síntesis de las prostaglandinas: ligera reducción de la tasa de impliantación y algunos casos de retraso en el parto o disocia. No se observaron efectos teratogénicos.
Mutagenicidad y concerogenicidad: los ensayos in vitro (test de Ames) e in vivo (ratones) no revelaron actividad mutagénica para el ketoprofeno. Tampoco se detectó actividad carcinogénica en estudios con ratón y rata, administrando ketoprofeno por vía oral durante 105 y 91 semanas respectivamente.
Destino en el organismo: Absorción: El ketoprofeno es rápida y completamente absorbido por el tracto gastrointestinal. La concentración plasmática máxima se obtiene en un tiempo (Tmax) de 45 min tras la administración. Cuando ketoprofeno se administra con comida, la velocidad de absorción se enlentece, resultando en un retraso y una reducción de la concentración máxima; sin embargo su biodisponibilidad total no se altera. Distribución: La vida media plasmática es de 1.5 a 2 h. La unión a proteínas plasmáticas del ketoprofeno se sitúa en torno al 99%. El producto difunde al líquido sinovial y atraviesa la barrera placentaria y la barrera hematoencefálica. Metabolismo: La biotransformación del ketoprofeno se efectúa principalmente mediante conjugación con ácido glucurónico y, en mucha menor medida, mediante la orina en forma inmodificada mientras que el componente glucuroconjugado representa entre el 65 y el 75%. Excreción: La excreción del ketoprofeno se realiza principalmente por la orina. 50% de la dosis administrada es excretada en la orina dentro de las 6 horas siguientes a la administración. en los 5 días que siguen a la administración oral, el 75-90% de la dosis se excreta por el riñón y el 1-8% por las heces.
Poblaciones de riesgo: En pacientes ancianos se ha detectado una ligera modificación, a veces significativa, de los parámetros farmacocinéticos (Cmax, Tmax, AUC, t1/2) aunque no hay evidencia de repercusión clínica. En pacientes con cirrosis alcohólica se ha observado un descenso del aclaramiento plasmático. En pacientes con insuficiencia renal crónica se ha observado un alargamiento de la vida media de eliminación y descenso del aclaramiento plasmático.

Vía de administración: Oral.
Dosis antiinflamatoria: la dosis inicial recomendada es de 150 a 300 mg/día dividida en 3 dosis. Cuando la dosis de mantención se ha establecido (habitualmente 100 a 200 mg/día) se puede probar con una dosis de 2 veces al día. Otra alternativa es el de tomar una formulación de una toma única al día de 200 mg. La dosis máxima diaria recomendada es de 300 mg.
Manejo del dolor y de la dismonerrea primaria: la dosis recomendada es de 25 a 50 mg, cada 6 a 8 horas según necesidad. La dosis total diaria no debe exceder los 300 mg. En pacientes con disfunción renal, se recomiendo reducir la dosis de 33% a 50%. Las formulaciones orales deben ser tomadas con líquidos, preferiblemente con alimentos.

Efectos gastrointestinales: habitualmente molestias gastrointestinales, dolores gástricos, náuseas, vómitos, estreñimiento, diarrea. Las reacciones adversas más graves son: úlcera gastroduodenal, hemorragia digestiva y perforaciones intestinales. A la dosis de 200 mg/día, el ketoprofeno por vía oral provoca un aumento de pérdidas sanguíneas digestivas ocultas; más raramente puede aparecer colitis. Reacciones de hipersensibilidad que pueden presentarse:
Reacciones dermatológicas: erupciones, rash cutáneo, prurito, urticaria, angioedema.
Reacciones respiratorias: posibilidad de ataques de asma, broncoespasmo particularmente en los sujetos alérgicos a la aspirina y a otros antiinflamatorios no esteroideos; reacciones anafilácticas (incluyendo shock anafiláctico).
Reacciones cutáneas: fotosensibilidad, alopecia, excepcionalmente erupción bullosa, incluyendo síndrome de Stevens-Johnson y de Lyell.
Sistema nervioso central y periférico: mareos, parestesias, convulsiones.
Alteraciones psiquiátricas: somnolencia, alteraciones del dolor.
Alteraciones visuales: visión borrosa.
Alteraciones de la audición: Tinnitus.
Sistema hepático: elevaciones de los niveles de transaminasas; raros casos de hepatitis.
Sistema hematológico: Trombocitopenia, anemia normalmente debida a hemorragias crónicas, agranulocitosis, aplasia medular. Alteraciones de la función renal, insuficiencia renal aguda, nefritis intersticial, síndrome nefrótico.
Sistema cardiovascular: Hipertensión, vasodilatación.
Síntomas generales: dolor de cabeza, edema, aumento de peso, alteraciones del gusto.
Ulcera péptica áctiva. Insuficiencia hepática grave. Insuficiencia renal grave. Embarazo. Lactancia.
Hipersensibilidad: debido a la potencial hipersensibilidad cruzada con otros AINEs, no deben administrarse a pacientes que han sufrido síntomas de asma, rinitis, urticaria, pólipos nasales, angioedema, broncoespasmo y otros síntomas o reacciones alérgicas o anafilactoideas asociadas a ácido acetilsalicílico u otro AINE. En raros casos se han presentado reacciones anafilácticas fatales y asmáticas severas. No debe usarse AINEs con excepción de ácido acetilsalicílico en pacientes en el período post-operatorio inmediato a una cirugía de bypass coronario.

Advertencias y precauciones de empleo: Síntomas de toxicidad gastrointestinal severa tales como inflamación, sangramiento, ulceración y perforación del intestino grueso y delgado pueden ocurrir en cualquier momento con o sin síntomas previos, pacientes en terapia crónica con AINEs, por lo que se debe estar alerta frente a la presencia de síntomas de ulceración o sangrado. Se han producido reacciones anafilactoideas en pacientes asmáticas, sin exposición previa a AINEs, pero que han experimentado previamente rinitis con o sin pólipos nasales o que exhiben broncoespasmo potencialmente fatal después de tomar ácido acetilsalicílico u otro AINE. Debido al riesgo de que se produzcan eventos cardiovasculares severos con el uso de AINEs, a excepción del ácido acetilsalicílico, debe evaluarse cuidadosamente la condición del paciente antes de prescribir estos medicamentos. El riesgo es especialmente alto en pacientes que reciben continuamente terapia anticoagulante. Al comienzo del tratamiento es necesario vigilar la función renal en pacientes con alteraciones cardíacas, cirrosis y nefrosis, insuficiencia renal crónica, pacientes sometidos a tratamientos con diuréticos y particularmente pacientes de edad avanzada. En estos pacientes la administración de ketoprofeno puede producir una reducción del flujo renal sanguíneo, causada por la inhibición de las prostaglandinas y originar así una descompensación renal. Como con otros antiinflamatorios no esteroideos, se ha comprobado que el efecto antiinflamatorio, analgésico y antipirético de ketoprofeno, en procesos infecciosos puede enmascarar síntomas de la evolución de la infección tales como la fiebre. En pacientes con pruebas de la función hepática anormal, o con historia de enfermedad hepática, deben evaluarse periódicamente los valores de transaminasas, particularmente durante la terapia prolongada. Ocasionalmente se han descrito con ketoprofeno raros casos de Ictericia y hepatitis. Si ocurren alteraciones visuales como visión borrosa, el tratamiento debe descontinuarse. Este medicamento puede producir efectos débiles o moderados en la capacidad para conducir vehículos o utilizar máquinas por la posible aparición de somnolencia, vértigo o convulsiones.
Efectuar seguimiento de los pacientes en tratamiento crónico con AINEs por signos y síntomas de ulceración o sangramiento del tracto gastrointestinal. Efectuar monitoreo de transaminasas y enzimas hepáticas en pacientes en tratamiento con AINEs, especialmente en aquellos tratados con nimesulida, sulindaco, diclofenaco y naproxeno. Usar con precaución en pacientes con compromiso de la función cardíaca, hipertensión, terapia diurética crónica, y otras condiciones que predisponen a retención de fluidos, debido a que los AINEs pueden causar la retención de fluidos además de edema periférico. Se puede producir insuficiencia renal aguda, nefritis intersticial con hematuria, síndrome nefrótico, proetinuria, hiperkalemia, hiponatremia, necrosis papilar renal y otros cambios medulares renales. Pacientes con falla renal preexistente están en mayor riesgo de sufrir insuficiencia renal aguda. Una descomponesación renal se puede precipitar en pacientes en tratamiento con AINEs, debido a una reducción dosis dependiente en la formación de prostaglandinas afectando principalmente a ancianos, lactantes, prematuras, pacientes con falla renal, cardíaca o disfunción hepática, glomerulonefritis crónica, deshidratación, diabetes mellitas, septicemia, pielonefritis y depleción de volumen extracelular en aquellos que están tomando inhibidores de la EDA y/o diuréticos. No usar en menores de 15 años, por no estar establecidas su seguridad y su eficacia en esta población.
Embarazo: Dado que no se han realizado estudios en la especie humana, este medicamento no debe ser utilizado durante el embarazo, especialmente: Durante los 3 primeros meses por posible riesgo teratogénico. Durante los últimos 3 meses por el riesgo de retraso en el parto (posiblemente por descenso de la contractilidad uterina que resulta de la inhibición de prostaglandinas uterinas), de cierra prematuro del ductus arteriosus (lo que puede conducir a hipertensión pulmonar persistente en el recién nacido) y posiblemente hemorragia neonatal.
Lactancia: No se sabe si el ketoprofeno se elimina en la leche materna. A falta de datos farmacológicos, no se recomiendo su uso en mujeres durante el período de lactancia.
*El buscador de medicamentos online de Farmacias Cruz Verde es una guía de productos farmacéuticos en el cual aparece recopilada la información otorgada por las compañías farmacéuticas. Los resultados de búsquedas en éste no implican que se encuentren disponibles para la venta en nuestros locales.