Inscríbete aquí

Buscador de Medicamentos

FORTUM Inyectable 1 g

Laboratorio:
GLAXOSMITHKLINE
Principio Activo:
Ceftazidima
Acciones:
Antiinfecciosos de Uso Sistémico:Antibióticos:Cefalosporinas

Información Farmacológica

Fortum inyectable contiene: Ceftazidima 1 g (como pentahidrato). Cetazidima Pentahidrato está formulado en combinación con Carbonato de Sodio. Al reconstituirse, esta combinación provee una solución de Ceftazidima Sódica. Lista de excipientes: Carbonato de Sodio (anhidro).
La ceftazidima tiene acción bactericida. Actúa inhibiendo la síntesis de las paredes celulares bacterianas.

Instrucciones de uso/manejo: Fortum es compatible con la mayoría de los líquidos intravenosos comúnmente usados. La formulación Fortum inyectable es compatible con la mayoría de los líquidos intravenosos utilizados comúnmente. Sin embargo, no se recomienda utilizar solución inyectable de bicarbonato de sodio como diluyente (véase Incompatibilidades). Los viales de Fortum inyectable se suministran bajo presión reducida. A medida que se disuelve el producto se libera dióxido de carbono y se desarrolla una presión positiva. Pueden ignorarse las pequeñas burbujas de dióxido de carbono de la solución reconstituida. Ver Tabla Las soluciones varían desde amarillo claro hasta el ámbar, dependiendo de la concentración, del diluyente y de las condiciones de almacenamiento aplicadas. Dentro de las recomendaciones establecidas, la potencia del producto no se ve afectada adversamente por variaciones en su color. La ceftazidima a concentraciones entre 1 mg/ml y 40 mg/ml es compatible con: Cloruro de sodio inyectable al 0.9%. Lactato de sodio inyectable M/6. Lactato de sodio compuesto inyectable (solución de Hartmann). Dextrosa inyectable al 5%. Cloruro de sodio al 0.225% y dextrosa inyectable al 5%. Solución de cloruro de sodio al 0.45% y dextrosa inyectable al 5%. Cloruro de sodio al 0.9% y dextrosa inyectable al 5%. Cloruro de sodio al 0.18% y dextrosa inyectable al 4%. Dextrosa inyectable al 10%. Dextran 40 inyectable al 10% en cloruro de sodio inyectable al 0.9%. Dextran 40 inyectable al 10% en dextrosa inyectable al 5%. Dextran 70 inyectable al 6% en cloruro de sodio inyectable al 0.9%. Dextran 70 inyectable al 6% en dextrosa inyectable al 5%. La ceftazidima a concentraciones entre 0.05 mg/ml y 0.25 mg/ml es compatible con los líquidos para diálisis intraperitoneal (lactato). La ceftazidima puede reconstituirse para uso intramuscular con clorhidrato de lidocaína inyectable al 0.5% o 1%. Ambos componentes conservan una potencia satisfactoria cuando la ceftazidima a 4 mg/ml se mezcla con: Hidrocortisona (fosfato sódico de hidrocortisona), 1 mg/ml en cloruro de sodio inyectable al 0.9% o dextrosa inyectable al 5%. Cefuroxima (cefuroxima sódica), 3 mg/ml en cloruro de sodio inyectable al 0.9%. Cloxacilina (cloxacilina sódica), 4 mg/ml en cloruro de sodio inyectable al 0.9%. Heparina, 10 UI/ml o 50 UI/ml en cloruro de sodio inyectable al 0.9%. Cloruro de potasio, 10 mEq/l o 40 mEq/l en cloruro de sodio inyectable al 0.9%.
Preparación de soluciones para inyección IM o de bolo IV: 1. Introdúzcase la aguja de la jeringa a través del cierre del vial e inyéctese el volumen recomendado de diluyente. 2. Retírese la aguja y agítese el vial para obtener una solución transparente. 3. Inviértase el vial. Con el émbolo de la jeringa totalmente oprimido, insértese la aguja en la solución. Retírese el volumen total de solución en la jeringa, asegurándose de que la aguja permanezca en la solución. Pueden ignorarse las burbujas pequeñas de dióxido de carbono.
Preparación de soluciones para infusión IV con Fortum Inyectable: Viales de 1 g infusión IV: 1. Introdúzcase la aguja de la jeringa a través del cierre del vial e inyéctense 10 ml de diluyente para los viales de 1 g. 2. Retírese la aguja y agítese el vial para obtener una solución transparente. 3. Insértese una aguja de liberación de gas a través del cierre del vial para reducir la presión interna. 4. Con la aguja de liberación de gas colocada, añádase el resto del diluyente. Retírese tanto la aguja de liberación de gas como la de la jeringa, agítese el vial y prepárese para la infusión de la manera normal. Nota: Para preservar la esterilidad del producto es importante que la aguja de liberación de gas no se inserte a través del cierre del vial antes de disolver el producto.
Se utilizaron los datos obtenidos de estudios clínicos extensos (internos y publicados) para determinar la frecuencia de incidencia de los efectos adversos muy comunes, comunes y no comunes. Las frecuencias de incidencia asignadas a todos los demás efectos adversos se determinaron principalmente utilizando datos posteriores a la comercialización y, además, hacen referencia a una tasa de comunicaciones más que a una frecuencia de incidencia verdadera. Se ha utilizado la siguiente convención para la clasificación de la frecuencia de incidencia: Muy común ³ 1/10, común ³ 1/100 a <1/10, no común ³ 1/1000 a <1/100, raro ³ 1/10000 a <1/1000, muy raro <1/10000.
Infecciones e infestaciones: No común: Candidiasis (incluyendo vaginitis y aftas bucales).
Trastornos sanguíneos y del sistema linfático: Comunes: Eosinofilia y trombocitosis. No comunes: Leucopenia, neutropenia y trombocitopenia. Muy raros: Linfocitosis, anemia hemolítica y agranulocitosis.
Trastornos del sistema inmunitario: Muy raro: Anafilaxia (incluyendo broncoespasmo y/o hipotensión).
Trastornos del sistema nervioso: No comunes: Cefalea y mareos. Muy raro: Parestesia. Han surgido comunicaciones de secuelas neurológicas, incluyendo temblores, mioclonía, convulsiones, encefalopatía y coma, en pacientes con insuficiencia renal a quienes no se les ha reducido adecuadamente la dosificación de Fortum.
Trastornos vasculares: Comunes: Flebitis o tromboflebitis al practicar la administración intravenosa.
Trastornos gastrointestinales: Común: Diarrea. No comunes: Náuseas, vómito, dolor abdominal y colitis. Muy raro: Mal sabor. Al igual que con otras cefalosporinas, es posible que la colitis esté asociada con cepas de Clostridium difficile y se presente como colitis seudomembranosa (Véase Advertencias y Precauciones).
Trastornos hepatobiliares: Comunes: Aumentos transitorios en las concentraciones de una o más de las enzimas hepáticas, ALAT (SGPT), ASAT (SOGT), LDH, GGT y fosfatasa alcalina. Muy raro: Ictericia.
Trastornos de la piel y del tejido subcutáneo: Común: Exantema maculopapuloso o urticarial. No común: Prurito. Muy raros: Angioedema, eritema multiforme, síndrome de Stevens-Johnson, y necrólisis epidérmica tóxica.
Trastornos generales y en el sitio de administración: Comunes: Dolor y/o inflamación después de aplicar una inyección intramuscular. No común: Fiebre.
Investigaciones: Comunes: Resultado positivo en la prueba de Coombs. No comunes: Al igual que con algunas otras cefalosporinas, se han observado aumentos transitorios en las concentraciones sanguíneas de urea y nitrógeno ureico, y en las concentraciones séricas de creatinina. Aproximadamente el 5% de los pacientes desarrolla resultados positivos en la prueba de Coombs, los cuales podrían interferir con las pruebas cruzadas de sangre. En aproximadamente 5% de los pacientes se desarrolla una prueba de Coombs positiva y puede interferir con la determinación del tipo sanguíneo.
Tratamiento de pacientes con infecciones causadas por cepas sensibles (infecciones del tracto respitratorio, tracto urinario, septicemia, infecciones de tejido óseo y articulaciones, ginecológicas, intaabdominales y del sistema nerviosa central. Los usos incluyen: Infecciones graves, p.ej.: septicemia, bacteremia, peritonitis, meningitis. Infecciones en pacientes inmunosuprimidos. Infecciones en pacientes de cuidado intensivo, p.ej., con quemaduras infectadas. Infecciones del tracto respiratorio, incluyendo infecciones pulmonares en fibrosis quística. Infecciones del oído, la nariz y la garganta. Infecciones del tracto urinario. Infecciones de la piel y de tejido blando. Infecciones gastrointestinales, biliares y abdominales. Infecciones óseas y articulares. Infecciones asociadas con hemodiálisis y diálisis peritoneal, y con diálisis peritoneal ambulatoria continua (CAPD).

Efectos farmacodinámicos: La prevalencia de resistencia adquirida es variable geográficamente y con el tiempo, y para algunas especies selectas puede ser muy alta. La información local de resistencia es deseable, particularmente cuando se trata infecciones graves. Sensibilidad in vitro de microorganismos frente a ceftazidima. En los casos donde se ha demostrado la eficacia de ceftazidima en estudios clínicos, se indica con un asterisco (*).
Especies comúnmente sensibles: Aerobios Gram positivos: Streptococccusbeta-hemolítico *. Aerobios Gram negativos: Burkholderia cepacia. Haemophilus influenzae* incluyendo cepas resistentes a la ampicilina. Haemophilus parainfluenzae. Neisseria gonorrhoeae. Neisseria meningitidis*. Pasteurella multocida. Proteus sp.*. Providencia sp. Salmonella sp. Shigella sp.
Especies cuya resistencia adquirida puede ser un problema: Aerobios Gram negativos: Acinetobacter sp. Citrobacter sp.* Enterobacter sp*. Escherichia coli*. Klebsiella spp. incluyendo K. pneumoniae*. Pseudomonas spp. incluyendo P. aeruginosa*. Serratia spp.* Morganella morganii. Yersinia enterocolitica. Aerobios Gram positivos: Staphylococcus spp. incluyendo S. aureus *. Streptococcus pneumoniae*. Streptococcus del grupo viridans. Anaerobios Gram positivos: Clostridium sp. no incluyendo C. difficile. Peptostreptococcus sp. Propionibacterium sp. Anaerobios Gram negativos: Fusobacterium sp. Microorganismos con resistencia intrínseca. Aerobios Gram positivos: Enterococcus sp. incluyendo E. faecalis y E. faecium Listeria sp. Aerobios Gram negativos: Campylobacter sp. Anaerobios Gram positivos: Clostridium difficile. Anaerobios Gram negativos: Bacteroides sp. incluyendo B. fragilis. Otros: Chlamydia sp. Mycoplasma sp. Legionella sp.
Farmacocinética: Absorción: Después de la administración IM de 500 mg y 1 g, se alcanzan rápidamente niveles máximos de 18 y 37 mg/l, respectivamente. Cinco minutos después de la inyección del bolo IV de 500 mg, 1 g o 2 g, los niveles séricos son respectivamente de 46, 87 y 170 mg/l. Distribución: Las concentraciones terapéuticamente efectivas siguen presentes en el suero 8-12 horas después de la administración IV o IM. La fijación a la proteína sérica es de aproximadamente 10%. Las concentraciones por encima de la MIC para patógenos comunes puede alcanzarse en tejidos tales como el óseo, el cardíaco, la bilis, el esputo, el humor acuoso y los líquidos sinovial, pleural y peritoneal. La ceftazidima atraviesa fácilmente la placenta y se excreta en la leche materna. La penetración de la barrera hematocefálica intacta es deficiente, lo cual produce bajos niveles de ceftazidima en el líquido cefalorraquídeo en ausencia de inflamación. Sin embargo, los niveles terapéuticos de 4-20 mg/l o más se alcanzan en el líquido cefalorraquídeo cuando las meninges están inflamadas. Metabolismo: La ceftazidima no se metaboliza en el organismo. Eliminación: La administración parenteral produce niveles séricos altos y prolongados, los cuales decrecen con una vida media de aproximadamente 2 horas. La ceftazidima se excreta inalterada, en forma activa, en la orina mediante filtración glomerular; aproximadamente 80-90% de la dosis se recupera en la orina en el curso de 24 horas. La eliminación de ceftazidima se reduce en pacientes con función renal alterada, y la dosis debe reducirse. Véase la sección sobre insuficiencia renal. Menos del 1% se excreta a través de la bilis, lo cual limita la cantidad que llega al intestino.
Poblaciones de pacientes especiales: Los pacientes que padecen insuficiencia renal exhiben un menor grado de eliminación de ceftazidima, por locuaz se debe reducir la dosificación en los mismos (véase Posología, Advertencias y Precauciones).
Datos preclínicos de seguridad: No hay datos adicionales de relevancia.

Características clínicas: Tratamiento de infecciones simples o múltiples provocadas por organismos susceptibles. Puede usarse solo, como fármaco de primera opción antes de disponer de los resultados de las pruebas de sensibilidad. Puede usarse en combinación con un aminoglucósido o la mayoría de los demás antibióticos ß-lactámicos. Puede usarse con un antibiótico contra agentes anaerobios cuando se sospecha la presencia de Bacteroides fragilis.
Consideraciones: La susceptibilidad a Fortum variará geográficamente y con el tiempo, y deberían consultarse los datos de susceptibilidad local donde se encuentren disponibles (Véase Propiedades farmacológicas, Farmacodinámica).

Dosis: La dosificación depende de la gravedad, la sensibilidad, el sitio y el tipo de infección, así como de la edad y la función renal del paciente.
Adultos: 1-6 g/día administrados en 2 ó 3 dosis divididas para inyección intravenosa o intramuscular. Infecciones del tracto urinario y menos graves: 500 mg o 1 g cada 12 horas. Mayoría de las infecciones: 1 g cada 8 horas o 2 g cada 12 horas. Infecciones muy graves, particularmente en pacientes inmunocomprometidos, incluyendo aquéllos con neutropenia: 2 g cada 8 ó 12 horas, o 3 g cada 12 horas. Adultos fibroquísticos con infecciones pulmonares por Pseudomonas: 100-150 mg/kg/día en 3 dosis divididas. En adultos con función renal normal se han usado 9 g/día sin efecto patológico.
Lactantes y niños (> 2 meses): 30-100 mg/kg/día en 2 ó 3 dosis divididas. Pueden administrarse dosis de hasta 150 mg/kg/día (máximo 6 g/día) en 3 dosis divididas en niños infectados inmunocomprometidos o fibroquísticos, o en niños con meningitis. Recién nacidos (0 - 2 meses): 25-60 mg/kg/día en 2 dosis divididas. En recién nacidos, la vida sérica media de la ceftazidima puede ser 3-4 veces la de los adultos.
Uso en pacientes geriátricos: En virtud del aclaramiento reducido de la ceftazidima en pacientes geriátricos con enfermedad aguda, la dosis diaria no debe exceder normalmente de 3 g, especialmente en personas de más de 80 años.
Insuficiencia renal: La ceftazidima se excreta inalterada a través de los riñones. Por tanto, en pacientes con función renal alterada la dosificación debe reducirse. Debe administrarse una dosis de carga inicial de 1 g. Las dosis de mantenimiento deben basarse en el grado de depuración de creatinina como se muestra en la Tabla 1: Ver Tabla En pacientes con infecciones graves debe aumentarse la dosis unitaria en 50%, o incrementarse la frecuencia de dosificación. En tales pacientes los niveles séricos de ceftazidima deben monitorearse y los niveles mínimos no deben exceder de 40 mg/l. El aclaramiento de creatinina en niños debe ajustarse para el área superficial corporal o la masa corporal magra.
Hemodiálisis: La vida sérica media durante la hemodiálisis fluctúa entre 3 y 5 horas. Después de cada periodo de hemodiálisis la dosis de mantenimiento de ceftazidima recomendada en la tabla anterior debe repetirse.
Diálisis peritoneal: Puede usarse ceftazidima en la diálisis peritoneal y la diálisis peritoneal ambulatoria continua (CAPD). Además del uso intravenoso, la ceftazidima puede incorporarse al líquido de la diálisis (generalmente entre 125 y 250 mg por cada 2 litros de solución de diálisis). Para pacientes con insuficiencia renal sometidos a hemodiálisis arteriovenosa continua o hemofiltración de alto flujo en unidades de terapia intensiva: 1 g diario como dosis única o dividida en dosis. Para la hemofiltración de bajo flujo siga la dosificación recomendada para la función renal alterada. Para pacientes sometidos a hemofiltración venovenosa y hemodiálisis venovenosa, síganse las recomendaciones de dosificación de las tablas 2 y 3. Ver Tabla Ver Tabla
Vía de administración: Aplíquese Fortum inyectable por vía intravenosa o mediante inyección intramuscular profunda. Los sitios recomendados para inyección IM son el cuadrante superior externo del glúteo mayor o la parte lateral del muslo. Las soluciones de Fortum pueden administrarse directamente en la vena o a través de los tubos de un determinado equipo de venoclisis, si el paciente está recibiendo líquidos por vía parenteral.
El uso concomitante de altas dosis con fármacos nefrotóxicos puede afectar adversamente la función renal (véase Advertencias y Precauciones). El cloramfenicol es antagonista in vitro de la ceftazidima y otras cefalosporinas. La relevancia clínica de este hallazgo se desconoce, pero si se propone la administración concomitante de Fortum con cloramfenicol debe considerarse la posibilidad de antagonismo. Al igual que otros antibióticos, la ceftazidima es capaz de afectar la microflora intestinal, produciendo una disminución en la reabsorción de estrógenos y reduciendo la eficacia de los anticonceptivos orales combinados. La ceftazidima no interfiere con pruebas de glucosuria basadas en enzimas, pero puede haber una ligera interferencia con los métodos de reducción de cobre (de Benedict, de Fehling, Clinitest). La ceftazidima no interfiere en el ensayo de picrato alcalino para cuantificar la depuración de creatinina.

Advertencias especiales y precauciones de uso especiales: Antes de iniciar el tratamiento, es necesario establecer si el paciente tiene antecedentes de hipersensibilidad a la ceftazidima, cefalosporinas, penicilinas u otros fármacos. Está indicado un cuidado especial en pacientes que hayan experimentado una reacción alérgica a las penicilinas u otras betalactamas. Si ocurre una reacción alérgica a Fortum, se deberá suspender la administración del fármaco. Los pacientes que experimenten reacciones graves de hipersensibilidad podrían requerir epinefrina (adrenalina), hidrocortisona, antihistamínico u otras medidas de emergencia. El tratamiento simultáneo con altas dosis de cefasloporinas y fármacos nefrotóxicos como aminoglucósidos o los diuréticos potentes (p.ej., furosemida) puede afectar adversamente la función renal. La experiencia clínica ha demostrado que es improbable que haya un problema con la ceftazidima a los niveles de dosis recomendados. No hay evidencia de que la ceftazidima afecte adversamente la función renal en dosis terapéuticas normales. La ceftazidima se elimina por vía renal, por lo que la dosificación debe reducirse de manera congruente con el grado de alteración renal. Ocasionalmente se han reportado secuelas neurológicas cuando la dosis no se ha reducido apropiadamente (véase Posología; Efectos colaterales). Al igual que con otros antibióticos de amplio espectro, el uso prolongado puede provocar una proliferación de organismos no susceptibles (p.ej., Candida, enterococos) que puede requerir la interrupción del tratamiento o medidas adecuadas. Es esencial la evaluación repetida de la condición del paciente. Se ha reportado colitis pseudomembranosa con el uso de antibióticos y puede variar su gravedad desde leve hasta poner en riesgo la vida. Por lo tanto, es importante considerar su diagnóstico en pacientes que desarrollen diarrea durante o después del uso de antibióticos. Si se presenta diarrea prolongada o significativa o el paciente experimenta cólicos abdominales, se debe discontinuar inmediatamente el tratamiento y practicarle otros estudios al paciente. Al igual que con otras cefalosporinas y penicilinas de amplio espectro, es posible que algunas cepas inicialmente sensibles de las especies Enterobacter y de Serratia desarrollen resistencia durante la terapia con Fortum. Cuando sea clínicamente apropiado, deben considerarse las pruebas periódicas de susceptibilidad durante la terapia para tales infecciones.

Embarazo y lactancia: No existe evidencia experimental de efectos embriopáticos o teratogénicos, pero igual que con todos los fármacos, Fortum debe administrarse con precaución durante los primeros meses del embarazo y en la infancia temprana. La ceftazidima se excreta en la leche humana en pequeñas cantidades, y debe usarse con precaución durante la lactancia.
Efectos en la capacidad para conducir y operar máquinas: Ninguno reportado.
Pacientes con hipersensibilidad conocida a los antibióticos cefalosporínicos. Hipersensibilidad a la ceftazidima pentahidratada o a cualquier de los excipientes de la formulación.

Síntomas y signos: La sobredosficación puede conducir a secuelas neurológicas que incluyen la encefalopatía, convulsiones y coma.
Tratamiento: Los niveles séricos de ceftazidima pueden reducirse mediante hemodiálisis o diálisis peritoneal.
La formulación Fortum es menos estable en solución inyectable de bicarbonato de sodio que en otros líquidos intravenosos. No se recomienda el bicarbonato de sodio inyectable como diluyente. Fortum y los aminoglucósidos no deben mezclarse en el mismo equipo para venoclisis ni en la misma jeringa. Se ha reportado precipitación cuando se añade vancomicina a Fortum en solución. Por tanto, sería prudente lavar los equipos para venoclisis y las líneas intravenosas entre la administración de ambos agentes.

Precauciones especiales de almacenamiento: Los viales de Fortum inyectable deben almacenarse a la temperatura ambiente. El almacenamiento ocasional a temperaturas no superiores a 30°C hasta por 2 meses no afecta al producto. Protéjanse de la luz los viales no reconstituidos.

Instrucciones de uso/manejo: Fortum es compatible con la mayoría de los líquidos I.V. comúnmente usados. La formulación Fortum Inyectable es compatible con la mayoría de los líquidos I.V. utilizados comúnmente. Sin embargo, no se recomienda utilizar solución inyectable de bicarbonato de sodio como diluyente (ver Incompatibilidades). Los viales de Fortum Inyectable se suministran bajo presión reducida. A medida que se disuelve el producto se libera dióxido de carbono y se desarrolla una presión positiva. Pueden ignorarse las pequeñas burbujas de dióxido de carbono de la solución reconstituida. Tamaño de vial: 1 g. I.M. Cantidad de diluyente por añadir (mL): 3 ml. Concentración aproximada (mg/mL): 260. Tamaño de vial: 1 g. Bolo I.V. Cantidad de diluyente por añadir (mL): 10 ml. Concentración aproximada (mg/mL): 90. Tamaño de vial: 1 g. Infusión I.V. Cantidad de diluyente por añadir (mL): 50 ml #. Concentración aproximada (mg/mL): 20. #Nota: La adición debe hacerse en 2 etapas (ver texto). Las soluciones varían desde amarillo claro hasta el ámbar, dependiendo de la concentración, del diluyente y de las condiciones de almacenamiento aplicadas. Dentro de las recomendaciones establecidas, la potencia del producto no se ve afectada adversamente por variaciones en su color. La ceftazidima a concentraciones entre 1 mg/mL y 40 mg/mL es compatible con: cloruro de sodio inyectable al 0.9%. Lactato de sodio inyectable M/6. Lactato de sodio compuesto inyectable (solución de Hartmann). Dextrosa inyectable al 5%. Cloruro de sodio al 0.225% y dextrosa inyectable al 5%. Solución de cloruro de sodio al 0.45% y dextrosa inyectable al 5%. Cloruro de sodio al 0.9% y dextrosa inyectable al 5%. Cloruro de sodio al 0.18% y dextrosa inyectable al 4%. Dextrosa inyectable al 10%. Dextran 40 inyectable al 10% en cloruro de sodio inyectable al 0.9%. Dextran 40 inyectable al 10% en dextrosa inyectable al 5%. Dextran 70 inyectable al 6% en cloruro de sodio inyectable al 0.9%. Dextran 70 inyectable al 6% en dextrosa inyectable al 5%. La ceftazidima a concentraciones entre 0.05 mg/mL y 0.25 mg/mL es compatible con los líquidos para diálisis intraperitoneal (lactato). La ceftazidima puede reconstituirse para uso I.M. con clorhidrato de lignocaína inyectable al 0.5% o 1%. Ambos componentes conservan una potencia satisfactoria cuando la ceftazidima a 4 mg/mL se mezcla con: hidrocortisona (fosfato sódico de hidrocortisona), 1 mg/mL en cloruro de sodio inyectable al 0.9% o dextrosa inyectable al 5%. Cefuroxima (cefuroxima sódica), 3 mg/mL en cloruro de sodio inyectable al 0.9%. Cloxacilina (cloxacilina sódica), 4 mg/mL en cloruro de sodio inyectable al 0.9%. Heparina, 10 U.I./mL o 50 UI/mL en cloruro de sodio inyectable al 0.9%. Cloruro de potasio, 10 mEq/L o 40 mEq/L en cloruro de sodio inyectable al 0.9%.
Preparación de soluciones para inyección I.M. o de bolo I.V.: 1. Introdúzcase la aguja de la jeringa a través del cierre del vial e inyéctese el volumen recomendado de diluyente. 2. Retírese la aguja y agítese el vial para obtener una solución transparente. 3. Inviértase el vial. Con el émbolo de la jeringa totalmente oprimido, insértese la aguja en la solución. Retírese el volumen total de solución en la jeringa, asegurándose de que la aguja permanezca en la solución. Pueden ignorarse las burbujas pequeñas de dióxido de carbono.
Preparación de soluciones para infusión I.V. con Fortum Inyectable: Viales de 1 g infusión I.V.: 1. Introdúzcase la aguja de la jeringa a través del cierre del vial e inyéctense 10 mL de diluyente para los viales de 1 g. 2. Retírese la aguja y agítese el vial para obtener una solución transparente. 3. Insértese una aguja de liberación de gas a través del cierre del vial para reducir la presión interna. 4. Con la aguja de liberación de gas colocada, añádase el resto del diluyente. Retírese tanto la aguja de liberación de gas como la de la jeringa, agítese el vial y prepárese para la infusión de la manera normal. Nota: Para preservar la esterilidad del producto es importante que la aguja de liberación de gas no se inserte a través del cierre del vial antes de disolver el producto.
*El buscador de medicamentos online de Farmacias Cruz Verde es una guía de productos farmacéuticos en el cual aparece recopilada la información otorgada por las compañías farmacéuticas. Los resultados de búsquedas en éste no implican que se encuentren disponibles para la venta en nuestros locales.