Inscríbete aquí

Buscador de Medicamentos

ATROPINA SULFATO Solución Inyectable

Laboratorio:
BIOSANO
Principio Activo:
Atropina
Acciones:
Aparato Digestivo:Antiespasmódicos Anticolinérgicos

Información Farmacológica

Vías de administración.: I.M., I.V., S.C.
Dosis usual para adultos: Antimuscarínico: I.M., I.V. o S.C. de 400 a 600 mcg (de 0.4 a 0.6 mg) a intervalos de 4 a 6 horas. Arritmias: I.V., de 400 mcg (0.4 mg) a 1 mg, en intervalos de 1 a 2 horas, según necesidades, hasta un máximo de 2 mg. Radiología gastrointestinal: I.M., 1 mg. Profilaxis de la salivación y secreciones del tracto respiratorio excesivas en la anestesia: I.M., de 200 a 600 mcg ( de 0.2 a 0.6 mg) entre ½ hora a 1 hora antes de la cirugía. Coadyuvante colinérgico (bloqueo curariforme): I.V., de 600 mcg (0.6 mg) a 1.2 mg administrados varios minutos antes o simultáneamente con, entre 500 mcg (0.5 mg) a 2 mg de metilsulfato de neostigmina, utilizando distintas jeringas. Antídoto (de los inhibidores de la colinesterasa): I.V., inicialmente de 2 a 4 mg, después 2 mg repetidos a intervalos de 5 a 10 minutos hasta que los síntomas muscarínicos desaparezcan o hasta que aparezcan signos de intoxicación por atropina.
Dosis pediátricas usuales: Antimuscarínico: S.C. 10 mcg (0.01 mg) por kg de peso corporal, sin sobrepasar los 400 mcg (0.4 mg), ó 300 mcg (0.3 mg) por m2 de superficie corporal, a intervalos de 4 a 6 horas. Arritmias: I.V. de 10 a 30 mcg (de 0.01 a 0.03 mg) por kg de peso. Antídoto (de los inhibidores de la colinesterasa): I.V.. o I.M., inicialmente 1 mg, después 0.5 a 1 mg a intervalos de 5 a 10 minutos hasta que los síntomas muscarínicos desaparezcan o hasta que aparezcan signos de intoxicación por atropina.
Envase conteniendo 100 ampollas de 1 ml.
Cada ampolla con 1 ml contiene: Atropina Sulfato 1 mg. Excipientes: Cloruro de Sodio, Acetato de Sodio Trihidrato, Acido Acético Glacial, Agua para Inyectables c.s.

Preanestésico: antes de la anestesia general, para disminuir el riesgo de inhibición vagal sobre el corazón y para reducir las secreciones salivar y bronquial.
Espasmolítico: en las contracciones de las fibras lisa, en cólico hepáticos y renales. Está indicada como coadyuvante en el tratamiento del síndrome del intestino irritable (colon irritable, colitis mucosa y colon espástico).
Atropina Sulfato solución inyectable 1 mg/1 ml puede ser administrada por vía intramuscular o en forma directa usualmente con un inyección intravenosa rápida. La administración por infusión I.V. o la adición a una unidad de infusión auxiliar no es recomendada.
Las dosis típicas de inicio son: 0.5 a 1 mg I.V. en casos menos severos, dosis puede ser repetida hasta una dosis total de 0.03 mg/kg de peso corporal (alrededor de 2 mg) con intervalos de dosis de 3 a 5 minutos a 1 a 2 horas. En instancias severas como una asístole, una dosis total de 0.04 mg/kg (aprox. 3 mg) puede ser administrada. En el tratamiento de sobredosis de parasimpaticomiméticos, dosis de 1 a 2 mg por vía I.M. puede ser usada hasta 4 mg intravenoso. En medicación preanestésica pueden administrarse de 0.3 a 0.6 mg de atropina sulfato, por vía subcutánea o intramuscular aproximadamente una hora antes de la anestesia o bien de 0.3 a 0.6 mg de atropina sulfato por vía intravenosa inmediatamente antes de la anestesia, diluyendo con un volumen mínimo de 10 ml de suero fisiológico y administrándolo lentamente. La dosis máxima en adultos es de 3 mg en 24 horas. Para niños, las dosis se calcularán a razón de 0.02 mg por kg de peso corporal.
Espasmolítico: Adultos: de 0.4 a 0.6 mg a intevalos de 4-6 h.

Advertencias o precauciones especiales de empleo: Se debe tener especial precaución en pacientes con insuficiencia renal, taquicardia, insuficiencia cardíaca, colitis ulcerosa, fiebre, esofagitis por reflujo, úlcera estomacal, infección del estómago o intestino, angina, embarazadas, mujeres que amamantan, ancianos y niños. La administración por vía intravenosa debe efectuarse diluyendo con un volumen mínimo de 10 ml de suero fisiológico y administrando lentamente.
Uso en niños: los lactantes y niños pequeños son especialmente sensibles a los efectos tóxicos de los anticolinérgicos. Se recomienda estricta supervisión de los lactantes y niños con parálisis espástica o lesión cerebral, ya que en estos pacientes se ha descrito una respuesta aumentada a los anticolinérgicos y a menudo son necesarios ajustes en la dosificación. Cuando se administran anticolinérgicos a niños en lugares donde la temperatura ambiente es elevada, existe riesgo de que aumente rápidamente la temperatura corporal debido a que estos medicamentos suprimen la actividad de las glándulas sudoríparas. En niños que toman dosis elevadas de anticolinérgicos se puede producir una reacción paradójica caracterizada por hiperexcitabilidad.
Uso en ancianos: los pacientes geriátricos pueden responder a las dosis habituales de anticolinérgicos con excitación, inquietud, agitación, somnolencia o confusión. Además son especialmente sensibles a los efectos secundarios anticolinérgicos (estreñimiento, sequedad de boca y retención urinaria) que si persisten o son graves indicarán una posible interrupción del tratamiento. Estos fármacos también pueden precipitar glaucoma no diagnosticado y deteriorar la memoria en pacientes geriátricos.

Embarazo y lactancia: Embarazo: debe tenerse en cuenta la relación riesgo-beneficio, ya que la atropina atraviesa la barrera placentaria. No se han descrito problemas en humanos; no obstante, debe tenerse en cuenta la relación riesgo-beneficio, ya que los alcaloides de la belladona, se excretan en la leche materna. Lactancia: debe tenerse en cuenta la relación riesgo-beneficio, ya que aparecen restos en la leche materna. Los anticolinérgicos en general pueden inhibir la lactancia. Aunque los neonatos son particularmente sensibles a los efectos anticolinérgicos, no se ha observado efectos adversos en niños lactantes cuyas madres están tomando atropina.
Efectos sobre la capacidad para conducir y utilizar máquinas: La administración de atropina, puede presentar efectos indeseables tales como confusión, visión borrosa por parálisis de la acomodación, somnolencia, etc., que pueden afectar sobre la capacidad para conducir y utilizar máquinas.
Ampolla plástica (LDPE) etiquetada o impresa dentro de un estuche de cartulina o caja de cartón etiquetado o impreso más folleto de información al paciente.
Dosis tóxicas causan taquicardia, respiración rápida, hiperpirexia, confusión, alucinaciones. En intoxicaciones graves, se deprime el sistema nervioso central con depresión de la respiración e hipertensión. Los efectos tóxicos centrales y periféricos de la atropina, pueden controlarse con salicilato de fisostigmina 1-2 mg, inyectados por vía subcutánea, intramuscular o intravenosa; debido a su corta duración de acción puede repetirse la inyección cada 1 -2 horas si es necesario. La inyección subcutánea o intramuscular de neostigmina metilsulfato, solo controla los efectos periféricos. La excitación, puede ser controlada con pequeñas dosis de barbitúricos de corta acción tales como la tiopentona sódica (100 mg). El tratamiento de una intoxicación por atropina puede requerir respiración asistida y oxígeno, bolsas de hielo para la hiperpirexia (especialmente en niños), cateterización y la administración de fluidos. En caso de sobredosificación, los efectos periféricos pueden llegar a ser más acusados y podrían producirse otros síntomas como hipertermia, hipertensión, aumento de la frecuencia respiratoria, náuseas y vómitos. Puede aparecer un exantema en la cara o en la parte superior del tronco. Las dosis tóxicas también causan estimulación del SNC, caracterizada por inquietud, confusión, excitación, ataxia, descoordinación, paranoia y reacciones psicóticas, alucinaciones y delirio, y ocasionalmente rigidez. Sin embargo en la intoxicación grave, la estimulación central puede conducir a depresión del SNC, coma, insuficiencias circulatoria y respiratoria y muerte.
Químicamente es incompatible con bromuros, ioduros, álcalis, ácido tánico, quinina y sales de mercurio.

Precauciones especiales de conservación: Mantener lejos del alcance de los niños, mantener en su envase original, protegido del calor, luz y humedad a no más de 30ºC.
Está contraindicada en pacientes con hipersensibilidad al principio activo o alguno de sus componentes. Está contraindicada en pacientes con glaucoma de ángulo estrecho, hipertrofia prostática, en los cuales puede causar retención urinaria, y en pacientes con obstrucción píloro-duodenal o insuficiencia cardíaca. Está contraindicado en personas con esofagitis por reflujo, taquicardia, enfermedad arterial coronaria severa, íleo paralítico, desórdenes gastrointestinales obstructivos y enfermedad pulmonar.
Entre las reacciones más frecuentes están la sequedad de boca con dificultad para tragar y al hablar, sed, midriasis, parálisis en la acomodación y fotofobia, aumento de la presión intraocular, sequedad de la piel, bradicardia seguida de taquicardia con palpitaciones y arritmias, estreñimiento, dificultad para la micción y ocasionalmente vómitos. Los efectos adversos de la atropina son, en general, frecuentes aunque leves y transitorios. En la mayor parte de los casos, las reacciones adversas son una prolongación de la acción farmacológica y afectan principalmente al aparato digestivo.
Clasificación MEDRA de las reacciones adversas: Muy frecuente (1 de cada 10 pacientes). Frecuente (más de 1 de cada 100 pacientes y menos de 1 de cada 10 pacientes). Poco frecuente (más de 1 de cada 1000 pacientes y menos de 1 de cada 100 pacientes). Raras (más de 1 de cada 10000 pacientes y menos de 1 de cada 1000 pacientes). Muy raras (menos de 1 de cada 10000, pacientes incluyendo notificaciones aisladas). Las reacciones más características son:
Trastornos oculares: Muy frecuente: visión borrosa. Frecuentes: trastornos de la acomodación, midriasis, fotofobia, glaucoma.
Trastornos del metabolismo y de la nutrición: Muy frecuente: sequedad de boca. Frecuente: alteraciones del gusto.
Trastornos gastrointestinales: Frecuente: náuseas, vómitos, disfagia, estreñimiento, íleo paralítico.
Trastornos renales y urinarios: Frecuente: retención urinaria. Trastornos cardíacos: Frecuente: palpitaciones, bradicardia (después de dosis bajas), taquicardia (después de dosis altas).
Trastornos de la piel y del tejido conjuntivo: Frecuente: urticaria, reacción anafiláctica.
Trastornos del sistema nervioso: Frecuente: cefalea, confusión mental o excitación (especialmente en ancianos), somnolencia. Poco frecuente: insomnio.
Trastornos del oido y del laberinto: Poco frecuente: mareos.
Trastornos del aparato reproductor y de la mama: Poco frecuente: impotencia.
Trastornos respiratorios, torácicos y mediastínicos: Poco frecuente: congestión nasal.
Cada ampolla de 1 ml contiene: Sulfato de Atropina 0.25; 0.5; o 1 mg.
Anticolinérgico. Antiespasmódico.

Interacciones con otros medicamentos y otras formas de interacción: Usted debe informar a su médico o farmacéutico de todos los medicamentos que está tomando, ya sea con o sin receta. Alcohol etílico: Posible potenciación de la toxicidad del alcohol, con empeoramiento de la capacidad de concentración psíquica, por potenciación del efecto depresor sobre el sistema nervioso central del alcohol por el anticolinérgico. Anticolinérgicos: Los fármacos con efectos anticolinérgicos (amantidina, antidepresivos tricíclicos, disopiramida, etc.) pueden potenciar la acción y/o toxicidad de este medicamento. Fenilefrina: Posible potenciación de la toxicidad de fenilefrina, con aparición de hipertensión. Metoclopramida: Posible inhibición del efecto procinético de metoclopramida por antagonismo con la atropina, al bloquear ésta la estimulación colinérgica indirecta causada por la metocloramida. Verapamilo: Posible potenciación de la taquicardia inducida por atropina, por aumentar los anticolinérgicos los efectos del verapamilo sobre el ritmo cardíaco. Es incompatible con los acidificantes que aumentan su eliminación por orina y por tanto disminuyen su acción. Es incompatible con los alcalinizantes, que disminuyen su eliminación por orina y por tanto potencian su acción. Antihistamínicos: Potencian la acción de la atropina y sus efectos tóxicos. Fenotiacinas: Potencian la acción de la atropina y sus efectos tóxicos. Corticoesteroides: Potencian la acción de la atropina y sus efectos tóxicos. Inhibidores de la monoamino-oxidasa: Potencian la acción de la atropina y sus efectos tóxicos. Ritodrina: se cree que existen efectos aditivos entre ambos fármacos, provoca taquiarritmias.
Lea cuidadosamente este texto antes de la administración de este medicamento. Contiene información importante acerca de su tratamiento. Si tiene cualquier duda o no está segura de algo pregunte a su médico o farmacéutico. Guarde este texto, puede necesitar leerlo nuevamente. No repita el tratamiento sin consultar antes con el médico. No recomiende este medicamento a otra persona.
*El buscador de medicamentos online de Farmacias Cruz Verde es una guía de productos farmacéuticos en el cual aparece recopilada la información otorgada por las compañías farmacéuticas. Los resultados de búsquedas en éste no implican que se encuentren disponibles para la venta en nuestros locales.