Inscríbete aquí

Buscador de Medicamentos

Amulsin®

Laboratorio:
SANITAS
Principio Activo:
Olanzapina
Acciones:
Sistema Nervioso Central:Antipsicóticos Neurolépticos

Información Farmacológica


Propiedades farmacodinámicas: la olanzapina es un antipsicótico que ha mostrado un perfil farmacológico amplio sobre un cierto número de receptores. En los estudios preclínicos la olanzapina ha mostrado afinidad por algunos receptores (Ki < 100 nM) tales como los receptores serotoninérgicos 5HT 2A/2C , 5HT3 ,5HT6, dopaminérgicos y colinérgicos m1- m5, alfa-1-adrenérgicos y los receptores histamínicos H1. Los estudios del comportamiento en el animal han mostrado un antagonismo del sistema 5HT, dopaminérgicos y colinérgicos lo que confirma el perfil de unión a los receptores.
Propiedades farmacocinéticas: La olanzapina es bien absorbida después de la administración oral, las concentraciones plasmáticas máximas se alcanzan en un plazo de 5 a 8 horas. La absorción no está influenciada por la presencia de alimentos. La biodisponibilidad absoluta en relación a la administración intravenosa no ha sido determinada. La olanzapina es metabolizada en el hígado por conjugación y oxidación. El principal metabolito circulante es el 10-N-glucurónido; no atraviesa la barrera hematoencefálica. Los citocromos P450- CYP1A2 y P450-CYP2D6 producen la formación del metabolito N-demetil y del metabolito 2-hidroxymetil. Estos 2 metabolitos han mostrado una actividad farmacológica in vivo significativamente más baja que la olanzapina en los estudios animales. En el paciente sano de edad (65 años o más) en relación al paciente sano joven, la vida media promedio de eliminación de olanzapina es prolongada (51.8 versus 33.8 horas) y el clearance es reducido (17.5 vs 18.2 L/hora). La variabilidad farmacocinética en la persona de edad es comparable a aquella observada en el paciente joven. El clearance plasmático de olanzapina es más bajo en los pacientes de edad que en el paciente joven, en las mujeres que en los hombres y en los no fumadores que en los fumadores. Sin embargo, el impacto de la edad, del sexo, del tabaquismo sobre el clearance y la vida media de olanzapina es bajo en relación a la variabilidad global interindividual. No se observaron diferencias significativas en la vida media de eliminación o en el clearance plasmático de la olanzapina en pacientes con insuficiencia renal severa, comparados con pacientes con función renal normal. Aproximadamente el 57% de la olanzapina es excretada en la orina, principalmente como metabolitos. Los pacientes con disfunción hepática moderada y fumadores tienen un clearance reducido comparados con sujetos no fumadores y con función hepática normal. La unión a proteínas plasmáticas de la olanzapina fue de alrededor del 93%.
Pacientes geriátricos con demencia: Los pacientes geriátricos con psicosis asociada a demencia tratados con drogas antipsicóticas atípicas presentaron una mayor mortalidad en comparación con el placebo en un meta-análisis de 17 ensayos realizados con antipsicóticos atípicos. En tales ensayos la incidencia de mortalidad fue de 4.5% para los pacientes tratados con antipsicóticos atípicos en comparación con 2.6% para los pacientes tratados con placebo. Aunque las causas de muerte fueron diversas, muchas de ellas fueron de naturaleza cardiovascular (por ejemplo falla cardíaca o muerte súbita) o infecciosas (por ejemplo neumonía). Se debe evitar el uso de este tipo de medicamentos en pacientes con psicosis asociada a demencia. Eventos adversos cerebrovasculares (EAC): En ensayos controlados con placebo realizados en pacientes geriátricos con psicosis asociada a demencia, hubo una mayor incidencia de eventos adversos cerebrovasculares (accidentes cerebrovasculares y ataques isquémicos transitorios), incluyendo muertes en los que fueron tratados con risperidona/olanzapina/aririprazol en comparación con los pacientes que recibieron placebo. Se les aconseja a los médicos a los médicos evaluar los riegos y beneficios del uso de risperidona/olanzapina/aririprazol en pacientes geriátricos con psicosis asociada a demencia, teniendo en cuenta los factores de riesgo de accidentes cerebrovasculares en el pacienteindividual. Los pacientes/cuidadores deben tener la precaución de informar de inmediato signos o síntomas de EAC potenciales, tales com repentina debilidad o entumecimiento en la cara, brazos o piernas y problemas del lenguaje o la visión, debiéndose discontinuar el tratamiento. Además, se debe tener precaución al prescribir risperidona/olanzapina/aririprazol a pacientes con demencia con co mobilidades vasculares, tales como hipertensión o enfermedad cardiovascular, diabetes, tabaquismo, fibrilación auricular, etc. Debido a estos hallazgos de mayor riesgo de eventos adversos cerebrovasculares como así también a los resultados del meta análisis de los antipsicóticos que sugieren un posible aumento en la mortalidad por cualquier causa, el tratamiento sintomático con risperidona/olanzapina/aririprazol en pacientes geriátricos con demencia se debe restringir al tratamiento de síntomas psicóticos severos o agresión. La duración del tratamiento debe ser tan breve como sea posible en base a las necesidades individuales de cada paciente, y el tratamiento sólo debe prescribirse si los síntomas no responden a las intervenciones no farmacológicas. Hiperglicemia y diabetes mellitus: Se ha reportado hiperglicemia, en algunos casos asociado a cetoacidosis, coma hiperosmolar o muerte, en pacientes que consumen antipsicóticos atípicos. No se conoce completamente la relación entre los antipsicóticos atípicos y la hiperglicemia, como tampoco el riesgo asociado. Los pacientes diabéticos que comiencen un tratamiento con antipsicóticos atípicos deberán ser estrechamente controlados. Aquelos con factores de riesgo de desarrollar diabetes mellitus (obesos o historia familiar de diabetes) deberán ser sometidos a un test de tolerancia a la glucosa al comenzar y periódicamente durante el tratamiento con atipsicóticos atípicos. Todos los pacientes que consuman este tipo de principios activos deberán ser vigilados respecto a la aparición de síntomas que sugieran hiperglicemia (polidipsia, polifagia, poliuria y debilidad). Si el paciente desarrolla hiperglicemia, se le deberá practicar un test de tolerancia a la glucosa. En ciertos casos la hiperglicemia desaparece luego de la discontinuación del fármaco, sin embargo en algunos sujetos se requiere la continuación del tratamiento antidiabético a pesar de haber discontinuado este tipo de antipsicóticos.
La experiencia de sobredosis por olanzapina está limitada. En el curso de los estudios clínicos han sido reunidos 67 casos de sobredosis voluntaria accidental. En el paciente que ha ingerido la dosis más fuerte (300 mg), los únicos síntomas informados han sido somnolencia y elocución difícil. En algunos pacientes quienes han ingerido una dosis más elevada, han sido evaluados en un hospital, y ninguna anomalía biológica o del ECG ha sido observada. Luego de estas sobredosis, los parámetros vitales permanecen en el límite de lo normal. En los que se refiere a datos en animales, los pacientes podrían presentar signos en relación con una exacerbación de efectos farmacológicos conocidos de medicamentos los cuales son: somnolencia, midriasis, visión borrosa, insuficiencia respiratoria, hipotensión y eventualmente problemas extrapiramidales. En ausencia de antídoto específico de olanzapina, medidas sintomáticas apropiadas deberán ser llevadas a cabo. La eventualidad de una intoxicación polimedicamentosa deberá ser revisada. En caso de sobredosis aguda, es necesario asegurar la permeabilidad de las vías respiratorias y asegurar una oxigenación y una ventilación adecuadas. La utilización de carbón activado puede ser revisada pues se ha demostrado que la administración conjunta con carbón activado reduce la biodisponibilidad oral de olanzapina de 50% a 60%. El lavado gástrico (después de intubación, si el paciente está inconsciente), puede ser igualmente considerado. La eliminación de la olanzapina por hemodiálisis es baja. La hipotensión y el colapso circulatorio deben ser tratados por medidas apropiadas tales como reemplazo del líquido intravenoso y/o administración de simpaticomiméticos tales como noradrenalina, (adrenalina, dopamina) o beta-simpaticomiméticos no deberán ser utilizados, pues la estimulación de los receptores beta-adrenérgicos puede agravar la hipotensión inducida por la acción inhibitoria de la olanzapina sobre los receptores alfa-adrenérgicos. Una vigilancia médica estricta con monitoreo deberá ser proseguida hasta la curación del paciente.
Conservar a temperatura ambiente (entre 15 y 30º C), al abrigo de la luz.

Amulsin®
5 mg: Envase conteniendo 30 comprimidos recubiertos.
Amulsin®
10 mg: Envase conteniendo 30 comprimidos recubiertos.
La dosis inicial recomendada de olanzapina es de 10 mg por día en 1 sola toma antes, durante o después de las comidas. La posología diaria puede por consiguiente, ser adaptada en función del estado clínico del paciente entre 5 y 20 mg por día. El aumento a dosis más importantes que la dosis terapéutica usual de 10 mg/día, por ejemplo, a dosis iguales o superiores a 15 mg/día no está recomendada sino después de una reevaluación clínica apropiada.
Niños: La olanzapina no ha sido estudiada en el paciente menor de 18 años.
Personas de edad: Una dosis inicial más baja (5 mg/día) no está indicada de manera usual pero debe ser tomada en consideración en los pacientes mayores de 65 años y más cuando los factores clínicos lo justifiquen.
Insuficiencia renal y/o hepática: Una dosis inicial más baja (5 mg/día ) debe ser tomada en consideración para estos pacientes. En caso de insuficiencia hepática moderada (cirrosis, Child-Pugh de clase A o B ), la dosis inicial deberá ser de 5 mg y no será aumentada sino es con prudencia.
Sexo femenino / sexo masculino: La dosis inicial y el intervalo de dosis no necesitan adaptación en la mujer en relación al hombre.
Fumadores / no fumadores: La dosis inicial y el intervalo de dosis no necesitan adaptación en los no fumadores en relación a los fumadores. La existencia de más de un factor puede disminuir el metabolismo (sexo femenino, persona de edad, no fumador), puede justificar una reducción de la dosis inicial. Cuando ello está indicado el aumento posológico será prudente en estos pacientes.
Frecuentes (10%) los efectos adversos frecuentes asociados al uso de olanzapina en los ensayos clínicos fueron somnolencia y aumento de peso. Ocasionales (1 a 10%) los efectos no deseados ocasionales asociados con el uso de olanzapina en los trabajos clínicos fueron mareos, aumento del apetito, edema periférico, hipotensión ortostática, constipación y sequedad bucal. Ocasionalmente se observaron aumentos asintomáticos transitorios de las transaminasas hepáticas ALT y AST.
la olanzapina está contraindicada en pacientes con hipersensibilidad conocida a alguno de los componentes del producto. La olanzapina está contraindicada en pacientes con riesgo conocido de glaucoma de ángulo estrecho.

Indices de función hepática: Ocasionalmente se han observado aumentos transitorios asintomáticos de las transaminasas hepáticas, especialmente al comienzo del tratamiento. Muy raramente se han recibido reportes de hepatitis. Se deberá tener cuidado en pacientes con transaminasas hepáticas elevadas, con pacientes con signos y síntomas de disfunción hepática, en pacientes con enfermedades preexistentes asociadas con reserva funcional hepática limitada y en pacientes que reciben fármacos potencialmente hepatotóxicos. En el caso de ALT y/o AST elevadas durante el tratamiento deberá darse seguimiento y considerarse una reducción en la dosis. Convulsiones. La olanzapina deberá utilizarse con precaución en pacientes con antecedentes de convulsiones o que están sujetos a factores que pueden disminuir el umbral de las convulsiones. Raramente se ha informado la aparición de convulsiones en pacientes tratados con olanzapina.
Indices hematológicos: al igual que con otros neurolépticos, se deberá tener precaución en pacientes con recuentos bajos de leucocitos y/o neutrófilos por cualquier causa; en pacientes con antecedentes de depresión / toxicidad de la médula ósea causada por enfermedad concomitante, terapia de radiación o quimioterapia y en pacientes con trastornos de hipereosinofilia o con enfermedades mieloproliferativas.
Hipotensión ortostática: la olanzapina puede inducir hipotensión ortostática. Una hipotensión ortostática ha sido observada raramente en los pacientes de edad, en los ensayos clínicos. Como con los otros antipsicóticos se recomienda medir periódicamente la presión arterial de pacientes de más de 65 años. La olanzapina deberá ser utilizada con especial cuidado en pacientes con enfermedad cardiovascular conocida (antecedentes de infarto o isquemia de miocardio, insuficiencia cardíaca o anormalidades de la conducción), enfermedad cerebrovascular y condiciones que predispondrían a los pacientes a hipotensión (deshidratación, hipovolemia y tratamiento con medicamentos antihipertensivos).
Hiperprolactinemia: al igual que con otros fármacos antagonistas de los receptores dopaminérgicos D2, la olanzapina aumenta los niveles de prolactina y, durante la administración crónica de este medicamento persiste un mínimo aumento. En la mayoría de los pacientes la hiperprolactinemia ha sido reversible, sin la detención del tratamiento.
Actividad anticolinérgica: si bien la olanzapina demostró actividad anticolinérgica in vitro, la experiencia durante los trabajos clínicos reveló una baja incidencia de eventos anticolinérgicos. Se recomienda tener precaución cuando se la prescribe a pacientes con hipertrofia de próstata o íleo paralítico y afecciones relacionadas.
Embarazo y la lactancia: Embarazo: se deberá recomendar a las mujeres que notifiquen a su médico si quedan embarazadas mientras reciben olanzapina. Debido a la limitada experiencia en humanos, la olanzapina deberá ser utilizada durante el embarazo sólo si el beneficio potencial justifica el riesgo potencial para el feto. Lactancia: la olanzapina se excretó en la leche de ratas en tratamiento durante el período de lactancia. Se desconoce si la olanzapina se excreta en la leche materna, debe ser por consiguiente desaconsejada en las pacientes en el curso de tratamiento por olanzapina.

Amulsin®
5 mg: Cada comprimido recubierto contiene: Olanzapina 5 mg. Excipientes: Celulosa Microcristalina; Lactosa Monohidrato; Talco; Almidón Glicolato Sódico; Croscarmelosa Sódica; Estearato de Magnesio.
Amulsin®
10 mg: Cada comprimido recubierto contiene: Olanzapina 10mg. Excipientes: Celulosa Microcristalina; Lactosa Monohidrato; Talco; Almidón Glicolato Sódico; Croscarmelosa Sódica; Estearato de Magnesio.
Antipsicótico.
Tratamiento agudo y de mantenimiento de la esquizofrenia y de otras psicosis en las que son predominantes los síntomas positivos (ilusiones, alucinaciones, trastornos del pensamiento, hostilidad y desconfianza) y/o síntomas negativos (disminución afectiva, aislamiento emocional y social, pobreza del lenguaje). La olanzapina también mejora los síntomas afectivos secundarios frecuentemente asociados con la esquizofrenia y con otras alteraciones relacionadas. Con un tratamiento continuo, la olanzapina es eficaz en el tratamiento de la mejoría clínica de aquellos pacientes que muestran una respuesta inicial al mismo.
*El buscador de medicamentos online de Farmacias Cruz Verde es una guía de productos farmacéuticos en el cual aparece recopilada la información otorgada por las compañías farmacéuticas. Los resultados de búsquedas en éste no implican que se encuentren disponibles para la venta en nuestros locales.