Inscríbete aquí

Buscador de Medicamentos

AMPLIRON VLH

Laboratorio:
PHARMA INVESTI
Principio Activo:
Amlodipino
Acciones:
Aparato Circulatorio:Antihipertensivos

Información Farmacológica

La dosis inicial está determinada por la dosis efectiva de cada uno de los componentes por separado. La dosis debe de ser incrementada luego de dos semanas de terapia hasta una dosis máxima de 10 mg amlodipina, 320 mg de valsartán y 25 mg de hidroclorotiazida, 1 vez al día. El efecto completo de descenso de las cifras tensionales será alcanzado a las 2 semanas de haber comenzado con las máximas dosis de tratamiento. Ampliron VLH puede administrarse con o sin alimentos. Los comprimidos deben tragarse enteros con un poco de agua, cada día a la misma hora y preferentemente por la mañana. Dosis en insuficiencia renal: Para pacientes con un clearance de creatinina mayor a 30 ml/min, no es necesario ningún ajuste posológico. Pacientes con insuficiencia renal severa (clearence de creatinina <30ml/min) no deben de recibir amlodipina/valsartán/hidroclorotiazida, ya que en dichos pacientes se prefiere la administración de un diurético de asa, en vez de los tiazidas. Dosis en insuficiencia hepatocítica: La combinación de dosis fijas del producto amlodipina/valsartán/hidroclorotiazida no se recomienda en pacientes con insuficiencia hepática severa. Dosis pediátrica: La eficacia y la seguridad de amlodipina/valsartán/HCT no se ha establecido en la población pediátrica.

Ampliron VLH 5/160/12.5: Cada cápsula contiene: Amlodipino Besilato 6.930 mg (equivalentes a 5 mg de Amlodipino base), Valsartán 160 mg, Hidroclorotiazida 12.5 mg. Excipientes: c.s.
Ampliron VLH 10/160/12.5: Cada cápsula contiene: Amlodipino Besilato 13.860 mg (equivalentes a 10 mg de Amlodipino Base), Valsartán 160 mg, Hidroclorotiazida 12.5 mg. Excipientes: c.s.
Ampliron VLH 10/320/25: Cada cápsula contiene: Amlodipino Besilato 13.860 mg (equivalentes a 10 mg de Amlodipino Base), Valsartán 320 mg, Hidroclorotiazida 25 mg. Excipientes: c.s.
La seguridad de amlodipina/valsartán/hidroclorotiazida ha sido evaluada con la dosis máxima de 10 mg/320 mg/25 mg en el ensayo clínico de Calhoun et al 2009, a corto plazo (8 semanas) con 2271 pacientes, 582 de los cuales recibieron valsartán en combinación con amlodipina e hidroclorotiazida. Las reacciones adversas fueron en general de naturaleza leve y transitoria y sólo de forma infrecuente requirieron la discontinuación del tratamiento. En este ensayo clínico controlado con placebo, las razones más comunes para la discontinuación del tratamiento con amlodipina/valsartán/hidroclorotiazida fueron mareos e hipotensión (0.7%). En el ensayo clínico controlado de 8 semanas, no se observaron reacciones adversas nuevas o inesperadas con la triple terapia de tratamiento en comparación con los efectos conocidos de la monoterapia. Los cambios observados en los parámetros de laboratorio con la combinación amlodipina/valsartán/HCT fueron menores y concordaron con el mecanismo de acción farmacológico de los agentes en monoterapia. La presencia de valsartán en la triple combinación atenuó el efecto hipopotasémico de hidroclorotiazida. Las siguientes reacciones adversas han sido publicadas para la asociación (amlodipina/valsartán/HCT), y para amlodipina, valsartán e HCT de forma individual. Muy frecuentes: ³ 1/10; Frecuentes: ³ 1/100 a <1/10; Poco frecuentes: ³ 1/1.000 a <1/100; Raras: ³ 1/10.000 a <1/1.000; Muy raras: <1/10.000, frecuencia no conocida (no puede estimarse a partir de los datos disponibles).
Hipersensibilidad a los principios activos, a otras sulfonamidas o a derivados de las dihidropiridinas. Segundo y tercer trimestres del embarazo. Insuficiencia hepática, cirrosis biliar o colestasis. Insuficiencia renal severa (TFG < 30 ml/min), anuria y pacientes sometidos a diálisis. Hipopotasemia refractaria, hiponatremia, hipercalcemia, hiperuricemia sintomática.

Pacientes con depleción de sodio y/o de volumen: En un ensayo clínico controlado en pacientes con hipertensión no complicada de moderada a grave se observó una hipotensión excesiva, incluyendo hipotensión ortostática, en el 1.7% de los pacientes tratados con la dosis máxima de amlodipina/valsartán/hidroclorotiazida (10 mg/320 mg/25 mg) en comparación al 1.8% de los pacientes con valsartán/hidroclorotiazida (320 mg/25 mg), el 0.4% de los pacientes con amlodipina/valsartán (10 mg/320 mg), y el 0.2% de los pacientes con hidroclorotiazida/amlodipina (25 mg/10 mg). Puede presentarse hipotensión sintomática en los pacientes con un sistema renina-angiotensina activado (tales como los pacientes con depleción de volumen y/o sal que reciben dosis elevadas de diuréticos) que están recibiendo ARAII. Antes de la administración de Ampliron VLH, se recomienda corregir esta condición o de lo contrario realizar una estrecha supervisión médica al inicio del tratamiento. Si se presenta una hipotensión excesiva con Ampliron VLH, debe colocarse al paciente en posición de decúbito supino y, si es necesario, administrar una perfusión intravenosa de solución fisiológica salina. Una vez la presión arterial haya sido estabilizada, el tratamiento puede continuarse.
Cambios en las concentraciones séricas de electrolitos: Amlodipina/valsartán/hidroclorotiazida: En el ensayo clínico controlado de amlodipina/valsartán/hidroclorotiazida, los efectos contrarios de 320 mg de valsartán y de 25 mg de hidroclorotiazida sobre las concentraciones de potasio en suero se compensaron bastante uno a otro en muchos pacientes. En otros pacientes, uno u otro efecto puede predominar. Se deberán llevar a cabo determinaciones periódicas de las concentraciones séricas de electrolitos, y en particular de potasio, a intervalos apropiados para detectar un posible desequilibrio electrolítico, especialmente en pacientes con otros factores de riesgo como la insuficiencia renal, el tratamiento con otros medicamentos o con antecedentes de desequilibrio electrolítico. Valsartán: No se recomienda el uso concomitante de suplementos de potasio, diuréticos ahorradores de potasio, sustitutos de la sal que contengan potasio u otros medicamentos que puedan aumentar los niveles de potasio (heparina, etc.). Debe realizarse oportunamente la monitorización de los niveles de potasio. Hidroclorotiazida: Se han notificado casos de hipopotasemia durante el tratamiento con diuréticos tiazídicos, incluyendo hidroclorotiazida; también se ha asociado con hiponatremia y alcalosis hipoclorémica. Las tiazidas, incluyendo la hidroclorotiazida, aumentan la excreción urinaria de magnesio, lo que puede conducir a una hipomagnesemia. La excreción de calcio disminuye con los diuréticos tiazídicos, lo que puede dar lugar a hipercalcemia. Insuficiencia renal: No es necesario ajustar la posología de amlodipina/valsartán/hidroclorotiazida en los pacientes con insuficiencia renal de leve a moderada (TFR >30 ml/min/1.73 m2). Cuando amlodipina/valsartán/hidroclorotiazida se administra en pacientes con insuficiencia renal, se recomienda la monitorización periódica de las concentraciones de potasio en suero, creatinina y ácido úrico. Estenosis de la arteria renal: No se dispone de datos sobre el uso de amlodipina/valsartán/hidroclorotiazida en pacientes con estenosis unilateral o bilateral de la arteria renal o estenosis en pacientes con un único riñón. Trasplante renal: Actualmente no existe experiencia en el uso seguro de amlodipina/valsartán/hidroclorotiazida en pacientes que hayan sufrido recientemente un trasplante renal. Insuficiencia hepática: Valsartán se elimina principalmente inalterado a través de la bilis, mientras que amlodipina se metaboliza extensamente en el hígado. En pacientes con insuficiencia hepática de leve a moderada sin colestasis, la dosis máxima recomendada es de 80 mg de valsartán, por lo que amlodipina/valsartán/hidroclorotiazida no resulta adecuado en este grupo de pacientes. Insuficiencia cardíaca y enfermedad coronaria: En pacientes susceptibles, pueden anticiparse cambios en la función renal como consecuencia de la inhibición del sistema renina-angiotensina-aldosterona. En pacientes con insuficiencia cardíaca grave cuya función renal pueda depender de la actividad del sistema renina-angiotensina-aldosterona, se asocia el tratamiento con inhibidores de la enzima de conversión de la angiotensina (ECA) y antagonistas del receptor de la angiotensina con oliguria y/o azoemia progresiva y (en raras ocasiones) con insuficiencia renal aguda y/o muerte. Con valsartán se han registrado resultados similares. En el estudio a largo plazo, controlado con placebo de amlodipina (Packer M. et al - 1996) en pacientes con insuficiencia cardíaca de las clases III y IV de la NYHA (New York Heart Association Classification) de etiología no isquémica, se asoció amlodipina con un aumento de casos de edema pulmonar a pesar de que no hubo diferencia significativa en la incidencia de empeoramiento de la insuficiencia cardiaca en comparación con placebo. Se recomienda precaución en pacientes con insuficiencia cardíaca y enfermedad coronaria, particularmente con la dosis máxima de la asociación, 10 mg/320 mg/25 mg, ya que los datos en esta población de pacientes son limitados. Estenosis valvular aórtica y mitral, cardiomiopatía hipertrófica obstructiva: Como con todos los vasodilatadores, se recomienda especial precaución en pacientes con estenosis aórtica o mitral, o con cardiomiopatía hipertrófica obstructiva. Hiperaldosteronismo primario: Los pacientes con hiperaldosteronismo primario no deben ser tratados con el antagonista de la angiotensina II valsartán ya que el sistema renina-angiotensina no está activado. Por lo tanto, el uso de amlodipina/valsartán/hidroclorotiazida no está recomendado en esta población. Lupus eritematoso sistémico: Se ha notificado que los diuréticos tiazídicos, incluyendo hidroclorotiazida, exacerban o activan el lupus eritematoso sistémico. Otras alteraciones metabólicas: Los diuréticos tiazídicos, incluyendo hidroclorotiazida, pueden alterar la tolerancia a la glucosa y elevar las concentraciones séricas de colesterol, triglicéridos y ácido úrico. En pacientes diabéticos pueden ser necesarios ajustes de las dosis de insulina o de los agentes hipoglucemiantes orales. Las tiazidas pueden reducir la excreción del calcio en orina y causar una ligera e intermitente elevación de la concentración del calcio en suero en ausencia de alteraciones conocidas en el metabolismo del calcio. Una marcada hipercalcemia puede ser indicativa de un hiperparatiroidismo subyacente. El tratamiento con tiazidas debe discontinuarse antes de efectuar las pruebas de la función paratiroidea. Fotosensibilidad: Con los diuréticos tiazídicos se han notificado casos de reacciones de fotosensibilidad. Si durante el tratamiento con amlodipina/valsartán/hidroclorotiazida aparecen reacciones de fotosensibilidad, se recomienda interrumpir el tratamiento. Si la readministración del diurético se considera necesaria, se recomienda proteger las zonas expuestas al sol o a los rayos UVA. Pacientes de edad avanzada (65 años o mayores): Se recomienda precaución, incluyendo una monitorización más frecuente de la presión arterial, en pacientes de edad avanzada, en particular con la dosis máxima de amlodipina/valsartán/hidroclorotiazida, 10 mg/320 mg/25 mg, ya que se dispone de datos limitados en esta población de pacientes.
Embarazo y lactancia: Embarazo: Amlodipina: Los datos disponibles sobre un limitado número de embarazos no indican efectos adversos de amlodipina y otros antagonistas del calcio sobre la salud del feto. Sin embargo, puede haber un riesgo de parto prolongado. Valsartán: No se recomienda el uso de los ARAII durante el primer trimestre del embarazo Está contraindicado el uso de los ARAII durante el segundo y tercer trimestre del embarazo. La evidencia epidemiológica sobre el riesgo de teratogenicidad tras la exposición a inhibidores de la ECA durante el primer trimestre de embarazo no ha sido concluyente; sin embargo, no se puede excluir un pequeño aumento del riesgo. Aunque no hay datos epidemiológicos específicos sobre el riesgo que conlleva la administración de Antagonistas de los Receptores de la Angiotensina II (ARAII) durante el embarazo, pueden existir riesgos similares para este tipo de medicamentos. Salvo que se considere esencial continuar el tratamiento con ARAII, las pacientes que estén planeando quedar embarazadas deben cambiar a un tratamiento antihipertensivo alternativo que tenga un perfil de seguridad conocido para su uso durante el embarazo. Cuando se diagnostique un embarazo, deberá interrumpirse inmediatamente el tratamiento con los ARAII y, si procede, iniciar un tratamiento alternativo. Se sabe que la exposición a ARAII durante el segundo y el tercer trimestre induce fetotoxicidad humana (disminución de la función renal, oligohidramnios, retraso de la osificación craneal) y toxicidad neonatal (fallo renal, hipotensión, hiperpotasemia). Si se produce una exposición a ARAII a partir del segundo trimestre del embarazo, se recomienda realizar una prueba de ultrasonidos de la función renal y del cráneo. Los lactantes cuyas madres hayan sido tratadas con ARAII deberán ser cuidadosamente monitorizados por si se produce hipotensión. Hidroclorotiazida: Hay limitada experiencia sobre el uso de hidroclorotiazida durante el embarazo, especialmente durante el primer trimestre. Los estudios en animales no son suficientes. La hidroclorotiazida atraviesa la placenta. Sobre la base del mecanismo de acción farmacológico de hidroclorotiazida, su uso durante el segundo y tercer trimestre puede comprometer la perfusión placentaria del feto y originar efectos fetales y neonatales, como ictericia, alteraciones del balance de electrolitos y trombocitopenia y puede ser asociado con otras reacciones adversas que puedan ocurrir en adultos. Amlodipina/valsartán/hidroclorotiazida: No hay experiencia sobre el uso de amlodipina/valsartán/hidroclorotiazida en mujeres embarazadas. En base a los datos disponibles de los componentes, no se recomienda el uso de amlodipina/valsartán/hidroclorotiazida durante el primer trimestre del embarazo y está contraindicado durante el segundo y tercer trimestres.
Lactancia: No existe información acerca del uso de valsartán y/o amlodipina durante la lactancia. La hidroclorotiazida se excreta en la leche materna. Por ello, no se recomienda el uso de amlodipina/valsartán/hidroclorotiazida durante la lactancia. Es preferible cambiar a un tratamiento cuyo perfil de seguridad en el período de lactancia sea más conocido, especialmente en recién nacidos o prematuros.
Efectos sobre la capacidad para conducir y utilizar máquinas: No se han realizado estudios sobre la capacidad para conducir y utilizar máquinas. Al conducir vehículos o utilizar máquinas, debe tenerse en cuenta que ocasionalmente pueden presentarse mareo o cansancio.
No se han realizado estudios de interacción de otros medicamentos con amlodipina/valsartán/hidroclorotiazida. Por ello, en esta sección sólo se proporciona información sobre interacciones con otros medicamentos que son conocidas para las sustancias activas individuales. Sin embargo, es importante tener en consideración que amlodipina/valsartán/hidroclorotiazida puede aumentar el efecto hipotensor de otros agentes antihipertensores. Durante el uso concomitante de inhibidores de la ECA y tiazidas como la hidroclorotiazida, se han registrado toxicidad y aumentos reversibles de las concentraciones séricas de litio. A pesar de la ausencia de experiencia en el uso concomitante de valsartán y litio, no se recomienda esta combinación. Si la recomendación resulta necesaria, se recomienda un control exhaustivo de los niveles séricos de litio. Se recomienda controlar con frecuencia los niveles plasmáticos de potasio si se considera necesario administrar un medicamento que afecte los niveles de potasio en combinación con valsartán. Un estudio en pacientes de edad avanzada ha mostrado que diltiazem inhibe el metabolismo de amlodipina, probablemente vía CYP3A4 (la concentración plasmática aumenta en aproximadamente un 50% y aumenta el efecto de amlodipina). No se puede excluir la posibilidad de que inhibidores más potentes de CYP3A4 (es decir, ketoconazol, itraconazol, ritonavir) puedan aumentar la concentración plasmática de amlodipina en mayor medida que diltiazem. La administración conjunta de inductores de la CYP3A4, como carbamazepina, fenobarbital, fenitoína, puede dar lugar a concentraciones menores de amlodipina. Está recomendado un control clínico, con un posible ajuste posológico de amlodipina durante el tratamiento con el inductor y después de su retirada. Los AINEs pueden atenuar el efecto antihipertensivo tanto de los ARAII como de la hidroclorotiazida cuando se administran simultáneamente. Además el uso concomitante de AINEs y amlodipina/valsartán/hidroclorotiazida puede llevar a un empeoramiento de la función renal y al incremento del potasio sérico. Por ello, se recomienda un control de la función renal al inicio del tratamiento, así como una hidratación adecuada del paciente. Se recomienda la monitorización periódica de las concentraciones de potasio en suero y realizar un ECG cuando se administre un producto que contenga hidroclorotiazida con agentes que se vean afectados por alteraciones en las concentraciones de potasio en suero (por ej., glucósidos digitálicos, antiarrítmicos) y los siguientes agentes que inducen Torsade de Pointes (que pueden incluir algunos antiarrítmicos), siendo la hipopotasemia un factor de predisposición para Torsade de Pointes: Antiarrítmicos de Clase Ia (por ej., quinidina, hidroquinidina, disopiramida). Antiarrítmicos de Clase III (por ej., amiodarona, sotalol, dofetilida, ibutilida). Algunos antipsicóticos (por ej., tioridazina, clorpromazina, levomepromazina, trifluoperazina, ciamemazina, sulpirida, sultoprida, amisulprida, tiaprida, pimozida, haloperidol, droperidol, metadona). Otros (por ej., bepridilo, cisaprida, difemanilo, eritromicina I.V., halofantrina, ketanserina, mizolastina, pentamidina, moxifloxacina, terfenadina, vincamina I.V.).
Interacciones con hidroclorotiazida: La administración de alcohol, anestésicos y sedantes con HCT, puede potenciar la hipotensión postural generada por este último. La biodisponibilidad de los diuréticos del tipo de las tiazidas puede aumentar con los agentes anticolinérgicos (por ej., atropina), aparentemente debido a una disminución de la motilidad gastrointestinal y de la velocidad de vaciado del estómago. Puede ser necesario reajustar la dosis de insulina y de los agentes antidiabéticos orales. La metformina debe utilizarse con precaución debido al riesgo de acidosis láctica inducida por una posible insuficiencia renal funcional debida a hidroclorotiazida. El uso concomitante de diuréticos tiazídicos con betabloqueantes puede aumentar el riesgo de hiperglicemia. Los pacientes a los que se les administra HCT concomitantemente con carbamazepina pueden desarrollar hiponatremia. Por lo tanto, estos pacientes deben de ser advertidos debido a la posibilidad de reacciones hiponatrémicas, y por consiguiente, deben de ser monitorizados. La absorción de los diuréticos tiazídicos, incluyendo hidroclorotiazida, está disminuída por la colestiramina y otras resinas de intercambio aniónico. El tratamiento concomitante con ciclosporina puede elevar el riesgo de hiperuricemia y de complicaciones de tipo gotoso. Las tiazidas, incluyendo hidroclorotiazida, pueden reducir la excreción renal de los agentes citotóxicos (por ej., ciclofosfamida y metotrexato) y potenciar sus efectos mielosupresores. La hipopotasemia o la hipomagnesemia provocada por las tiazidas pueden presentarse como efectos indeseados, favoreciendo la aparición de arritmias cardíacas causadas por digitálicos. En caso de deshidratación inducida por diuréticos, existe un aumento del riesgo de insuficiencia renal aguda, especialmente con dosis altas de productos yodados. Los pacientes deben de ser rehidratados antes de la administración de contrastes yodados. Los diuréticos caliuréticos, corticosteriodes, laxantes, hormona adrenocorticotrópica (ACTH), anfotericina, carbenoxolona, penicilina G y derivados del ácido salicílico pueden aumentar el efecto hipopotasémico de hidroclorotiazada. Se recomienda controlar los niveles séricos de potasio si estos medicamentos han de prescribirse con la combinación de amlodipina/valsartán/ hidroclorotiazida. Puede ser necesario un ajuste de la dosis de los medicamentos uricosúricos ya que la hidroclorotiazida puede elevar el nivel del ácido úrico sérico. Puede ser necesario aumentar la dosis de probenecid o sulfinpirazona. La administración concomitante de diuréticos tiazídicos, incluyendo hidroclorotiazida, puede aumentar la incidencia de reacciones de hipersensibilidad a alopurinol. Se han notificado casos aislados de anemia hemolítica con el uso concomitante de hidroclorotiazida y metildopa. La administración de diuréticos tiazídicos, incluyendo hidroclorotiazida, con vitamina D o con sales de calcio puede potenciar el aumento de los niveles séricos de calcio.
Seguridad: En distintos estudios de seguridad preclínicos realizados en varias especies animales con amlodipina, valsartán, hidroclorotiazida, valsartán/HCT, amlodipina/valsartán y amlodipina/valsartán/hidroclorotiazida, no hubo evidencia de toxicidad sistémica o en los órganos diana que afectase de forma adversa el desarrollo de amlodipina/valsartán/hidroclorotiazida para uso clínico en humanos. La combinación amlodipina/valsartán/hidroclorotiazida no se ensayó para genotoxicidad o carcinogénesis ya que no hubo evidencia de ninguna interacción entre estas sustancias, que están comercializadas desde hace mucho tiempo. Sin embargo, amlodipina, valsartán e hidroclorotiazida han sido ensayados de forma individual para genotoxicidad y carcinogénesis con resultados negativos. No hay experiencia de sobredosis con amlodipina/valsartán/hidroclorotiazida. El principal síntoma de sobredosis con valsartán es posiblemente hipotensión pronunciada con mareo. La sobredosis con amlodipina puede dar lugar a una vasodilatación periférica excesiva y, posiblemente, taquicardia refleja. Con amlodipina se ha observado hipotensión sistémica marcada, y, probablemente, prolongada, incluyendo shock con un resultado fatal.

Ampliron VLH 5/160/12.5 mg: Envase conteniendo 28 cápsulas.
Ampliron VLH 10/160/12.5 mg: Envase conteniendo 28 cápsulas.
Ampliron VL 10/320/25 mg: Envase conteniendo 28 cápsulas.
Hipertensión arterial. La asociación de estos fármacos ejerce un efecto antihipertensivo aditivo, reduciendo la presión arterial en mayor grado que cada uno de los componentes por separado. Ampliron VLH facilita la adherencia al tratamiento de pacientes que requieren la terapia combinada. Ampliron VLH está indicado como terapia inicial en aquellos pacientes que necesitan múltiples drogas para alcanzar sus metas de presión sanguínea.

Farmacodinamia: Ampliron VLH combina 3 compuestos anti-hipertensivos con mecanismos complementarios para controlar la presión arterial en pacientes con hipertensión esencial; amlodipino pertenece al grupo de los antagonistas del calcio, valsartán al grupo de los antagonistas del receptor de angiotensina II (ARAII), e hidroclorotiazida al grupo de los diuréticos tiazídicos. La combinación de estas sustancias presenta un efecto antihipertensivo aditivo. Amlodipino: El componente amlodipino de Ampliron VLH inhibe la entrada transmembrana de los iones de calcio en el músculo cardíaco y en el músculo liso vascular. El mecanismo de la acción antihipertensiva de la amlodipina se debe al efecto relajante directo sobre el músculo liso vascular, causando reducciones de la resistencia vascular periférica y de la presión arterial. Los datos experimentales sugieren que la amlodipina se une a los lugares de unión tanto dihidropiridínicos como los no dihidropiridínicos. Los procesos de contracción del músculo cardíaco y del músculo liso vascular son dependientes del movimiento de los iones de calcio extracelulares hacia el interior de estas células a través de canales iónicos específicos. Tras la administración de dosis terapéuticas a pacientes con hipertensión, amlodipino produce una vasodilatación, resultando en una reducción de las presiones arteriales en decúbito supino y bipedestación. Estas reducciones de la presión arterial no se acompañan en el tratamiento crónico de un cambio significativo de la frecuencia cardíaca o de los niveles de catecolaminas plasmáticas. Las concentraciones plasmáticas se correlacionan con el efecto tanto en pacientes jóvenes como de edad avanzada. En pacientes hipertensos con la función renal normal, las dosis terapéuticas de amlodipino dieron lugar a un descenso de la resistencia vascular renal y a un aumento de la tasa de filtración glomerular y un flujo plasmático renal eficiente, sin modificar la tasa de filtración o de proteinuria. Valsartán: Valsartán es un ARAII potente y específico, activo por vía oral. Actúa selectivamente sobre el subtipo de receptor AT1, responsable de las acciones conocidas de la angiotensina II. Es bien conocido el hecho que el sistema renina-angiotensina, específicamente su principal efector, la angiotensina II, participa en muchos niveles de la fisiopatología de la hipertensión arterial. La angiotensina II induce una amplia variedad de efectos vasculares, incluyendo vasoconstricción, inflamación, y remodelado vascular, como asimismo trombosis y ruptura de la placa arteriosclerótica. La estimulación del estrés oxidativo es un mecanismo común para el efecto del estímulo de los receptores de angiotensina tipo 1 sobre el crecimiento y las respuestas inflamatorias. También contribuye a la biodisponibilidad de óxido nítrico y, por este motivo, a la disfunción endotelial. El disbalance entre óxido nítrico y radicales libres de oxígeno conduce a la activación de las endotelinas, sobre-regulación de las moléculas de adhesión, quimokinas y otros mediadores proinflamatorios que han sido implicados en la enfermedad vascular. Hidroclorotiazida: El lugar de acción de los diuréticos tiazídicos es principalmente el túbulo contorneado distal renal. Se ha demostrado que en la corteza renal existe un receptor con una afinidad elevada que es el lugar de unión principal de acción para el diurético tiazídico y la inhibición del transporte de NaCl en el túbulo contorneado distal. El mecanismo de acción de las tiazidas consiste en la inhibición del sistema de cotransporte de Na+Cl-, tal vez compitiendo por el lugar del Cl-, por lo que se afectan los mecanismos de reabsorción de los electrolitos: de manera directa aumentando la excreción de sodio y de cloruro en una magnitud aproximadamente igual, e indirectamente, por esta acción diurética, reduciendo el volumen plasmático y con aumentos consecuentes de la actividad de la renina plasmática, la secreción de aldosterona, la pérdida urinaria de potasio y una disminución del potasio sérico.
Farmacocinética: Tras la administración oral de Ampliron VLH en adultos normales sanos, las concentraciones plasmáticas máximas de amlodipina, valsartán e hidroclorotiazida se alcanzan en 6-8 horas, 3 horas y 2 horas respectivamente. La velocidad y extensión de la absorción de amlodipina, valsartán e hidroclorotiazida es la misma que cuando se administran como dosis individuales. Amlodipina: Absorción: Después de la administración oral de dosis terapéuticas de amlodipina sola, las concentraciones plasmáticas máximas de amlodipina se alcanzan a las 6-12 horas. La biodisponibilidad absoluta se ha calculado entre el 64 y el 80%. La biodisponibilidad de amlodipina no se ve afectada por la ingestión de alimentos. Distribución: El volumen de distribución es de aproximadamente 21 l/kg. Los estudios in vitro con Amlodipina han mostrado que aproximadamente el 97.5% del fármaco circulante está unido a las proteínas plasmáticas. Biotransformación: Amlodipina se metaboliza extensamente (aproximadamente un 90%) en el hígado a metabolitos activos. Eliminación: La eliminación de amlodipina del plasma es bifásica, con una semivida de eliminación terminal de aproximadamente 30 a 50 horas. Los niveles plasmáticos en el estado estacionario se alcanzan después de la administración continua durante 7-8 días. El 10% de amlodipina original y el 60% de los metabolitos de amlodipina se excretan en la orina. Valsartan: Absorción: después de la administración oral de valsartán solo, las concentraciones plasmáticas máximas se alcanzan a las 2-4 horas. La biodisponibilidad media absoluta es del 23%. Los alimentos disminuyen la exposición (medida como AUC) a valsartán en aproximadamente un 40% y la concentración plasmática máxima (Cmáx) en aproximadamente un 50%, a pesar de que desde unas 8 hs después de la dosificación las concentraciones plasmáticas de valsartán son similares para los grupos que han tomado alimento y los que están en ayunas. No obstante, la reducción del AUC no se acompaña de una reducción clínicamente significativa del efecto terapéutico, y por ello valsartán puede administrarse tanto con o sin alimentos. Distribución: El volumen de distribución de valsartán en el estado estacionario tras una administración intravenosa es aproximadamente 17 litros, lo que indica que valsartán no se distribuye extensamente en los tejidos. Valsartán se une en una elevada proporción a las proteínas séricas (94-97%), principalmente a la albúmina sérica. Biotransformación: Valsartán no se transforma extensamente ya que sólo se recupera en forma de metabolitos aproximadamente un 20% de la dosis. Se ha identificado en el plasma un hidroxi metabolito a concentraciones bajas (menos del 10% del AUC de Valsartán). Este metabolito es farmacológicamente inactivo. Eliminación: Valsartán se elimina primariamente por las heces (aproximadamente un 83% de la dosis) y por la orina (aproximadamente un 13% de la dosis), principalmente como fármaco inalterado. Después de una administración intravenosa, el aclaramiento plasmático de valsartan es aproximadamente de 2 l/h y su aclaramiento renal es de 0.62 l/h (aproximadamente un 30% del aclaramiento total). La semivida de valsartán es de 6 horas. Hidroclorotiazida: Absorción: La absorción de la hidroclorotiazida es rápida (tmáx de aprox. 2 horas) después de una dosis oral. El aumento de la AUC media es lineal y proporcional a la dosis dentro del rango terapéutico. La cinética de hidroclorotiazida no se modifica por la administración repetida, y la acumulación es mínima cuando se administra una vez al día. Se ha observado que la administración concomitante con comida puede tanto aumentar como disminuir la disponibilidad sistémica de la hidroclorotiazida en comparación con el ayuno. La magnitud de estos efectos es pequeña y su importancia clínica es mínima. Después de la administración oral, la biodisponibilidad absoluta de la hidroclorotiazida es del 60 al 80%. Distribución: El volumen aparente de distribución es de 4-8 l/kg. La hidroclorotiazida circulante se une a proteínas séricas (40-70%), principalmente a la albúmina sérica. La hidroclorotiazida también se acumula en los eritrocitos en aproximadamente 1.8 veces el nivel plasmático. Biotransformación: Hidroclorotiazida se elimina como fármaco inalterado. Eliminación: Más del 95% de la dosis absorbida se excreta como compuesto inalterado con la orina. El aclaramiento renal consta de filtración pasiva y de secreción activa en el túbulo renal. La vida media terminal es de 6-15 horas.
Poblaciones especiales: Pacientes pediátricos: no se dispone de información farmacocinética en población pediátrica (menores de 18 años). Pacientes de edad avanzada (65 años o mayores): El tiempo hasta las concentraciones plasmáticas máximas de amlodipina es similar en los pacientes jóvenes y en los de edad avanzada. En pacientes de edad avanzada, el aclaramiento de amlodipina tiende a declinar, causando aumentos en el área bajo la curva (AUC) y en la semivida de eliminación. El AUC sistémico medio de amlodipina es superior en un 70% en los pacientes de edad avanzada, en comparación con los jóvenes, por ello se requiere precaución al aumentar la dosis. La exposición sistémica a valsartán es ligeramente más elevada en personas de edad avanzada en comparación con los jóvenes, pero no ha demostrado tener ninguna significancia clínica. Los limitados resultados de que se dispone sugieren que el aclaramiento sistémico de la hidroclorotiazida disminuye en personas de edad avanzada tanto sanas como hipertensas, cuando se compara con voluntarios sanos jóvenes. Dado que los tres componentes son igualmente bien tolerados en pacientes jóvenes y de edad avanzada, se recomiendan regímenes posológicos normales. Insuficiencia renal: La farmacocinética de amlodipina no se afecta significativamente por una insuficiencia renal. Como se espera de un compuesto cuyo aclaramiento renal es solamente del 30% del aclaramiento plasmático total, no se ha observado ninguna correlación entre la función renal y la exposición sistémica a valsartán. Por lo tanto, los pacientes con insuficiencia renal de leve a moderada pueden recibir la dosis de inicio habitual. Insuficiencia hepática: Los pacientes con insuficiencia hepática presentan una disminución del aclaramiento de amlodipina, lo que resulta en un aumento de aproximadamente un 40-60% del AUC. En promedio, la exposición a valsartán en pacientes con enfermedad hepática crónica de leve a moderada (medida mediante los valores de AUC) es el doble que la hallada en voluntarios sanos (comparados por edad, sexo y peso). Debe tenerse precaución en los pacientes con enfermedad hepática.
*El buscador de medicamentos online de Farmacias Cruz Verde es una guía de productos farmacéuticos en el cual aparece recopilada la información otorgada por las compañías farmacéuticas. Los resultados de búsquedas en éste no implican que se encuentren disponibles para la venta en nuestros locales.