Inscríbete aquí

Buscador de Medicamentos

Información Farmacológica


Ingrediente activo: Quinapril. Los comprimidos recubiertos de Quinapril Clorhidrato contienen un equivalente a 10 mg y 20 mg de Quinapril. Excipientes: Carbonato de Magnesio Denso, Lactosa Monohidrato, Gelatina, Crospolividona, Estearato de Magnesio, suspensión Sólida de Oxido Sintético Rojo de Hierro, Cera Candelilla c.s.

Hipertensión: El quinapril está indicado para el tratamiento de la hipertensión. El quinapril es efectivo como monoterapia o concomitantemente con diuréticos tiazida y beta bloqueadores en pacientes con hipertensión.
Insuficiencia cardíaca congestiva: El quinapril resulta efectivo en el tratamiento de la insuficiencia cardíaca congestiva cuando se administra concomitantemente con un diurético y/o glucósido cardíaco.

Hipertensión: Monoterapia: La dosificación inicial recomendada de quinapril en pacientes que no utilizan diuréticos es de 10 ó 20 mg 1 vez al día. Dependiendo de la respuesta clínica, la dosificación de los pacientes puede ajustarse (duplicando la dosis) a la dosis de mantención de 20 ó 40 mg/día usualmente administrada como una dosis única o puede dividirse en dos dosis. Generalmente, se deben realizar ajustes a intervalos de 4 semanas. En la mayoría de los pacientes se mantiene un control a largo plazo con un régimen de dosificación diaria. Diuréticos administrados concomitantemente: En pacientes que deben continuar el tratamiento con un diurético, la dosis inicial recomendada de quinapril es de 5 mg, la que debiera posteriormente ajustarse a la óptima respuesta (como se describe antes).
Insuficiencia cardíaca congestiva: El quinapril está indicado como terapia coadyuvante con diuréticos y/o glucósidos cardíacos. La dosis inicial recomendada en pacientes con insuficiencia cardíaca congestiva es de 5 mg 1 ó 2 veces al día, posteriormente el paciente debe monitorearse de manera estrecha en busca de signos de hipotensión. Si la dosis inicial de quinapril es bien tolerada, puede ajustarse la dosis hasta encontrar la dosis efectiva, usualmente 10 a 40 mg por día administrada en 2 dosis divididas equivalentemente con terapia concomitante.
Uso en deterioro renal: Ver sección Advertencias especiales y precauciones especiales de uso. Los datos cinéticos indican que la eliminación de quinapril depende del nivel de función renal. La dosis inicial recomendada de quinapril es de 5 mg en pacientes con una depuración de creatinina sobre 30 ml/min y 2.5 mg en pacientes con una depuración de creatinina menor de 30 ml/min. Si la dosis inicial es bien tolerada, el quinapril puede administrarse el día siguiente en un régimen de 2 veces al día. En ausencia de una hipotensión excesiva o deterioro significativo de la función renal, la dosis puede aumentarse a intervalos semanales sobre la base de la respuesta clínica y hemodinámica. Sobre la base de los datos clínicos y farmacocinéticos, las dosificaciones de inicio recomendadas para pacientes con deterioro renal son las siguientes:
Depuración de creatinina (ml/min): Dosificación inicial máxima recomendada (mg). >60 : 10. 30-60 : 5. 10-30: 5. <10 : *. * Actualmente existe insuficiente experiencia que permita recomendar dosis específicas en estos pacientes.
Uso en ancianos: La edad per se no parece afectar el perfil de eficacia o seguridad del quinapril. Por lo tanto, en pacientes ancianos la dosis inicial recomendada de quinapril es de 10 mg administrada 1 vez al día luego del ajuste a la respuesta óptima.
Uso en niños: No se han establecido la seguridad y la eficacia de quinapril en pacientes pediátricos.

Fertilidad, embarazo y lactancia: Embarazo: El quinapril está contraindicado en el embarazo. Los inhibidores ACE pueden causar morbilidad y mortalidad fetal y neonatal cuando se administran a mujeres embarazadas. La droga debe discontinuarse si una mujer llega a embarazarse mientras recibe quinapril. Los niños expuestos a inhibidores de la ECA durante el embarazo pueden tener un aumento en el riesgo de malformaciones del sistema cardiovascular y nervioso central. Cuando se han utilizado inhibidores ACE se han recibido informes de prematurez, hipotensión, insuficiencia renal (incluyendo falla renal), hipoplasia craneana, oligohidroamnios, contracturas de los miembros, deformidad craneofacial, desarrollo de pulmón hipoplásico, retraso del crecimiento intrauterino, ducto arterioso persistente y muerte fetal y/o del recién nacido. Los pacientes y médicos deben tener en cuenta que la oligohidroamnios puede no aparecer hasta que el feto haya sufrido un daño irreversible. Los recién nacidos expuestos in utero a inhibidores ACE deben observarse de manera estrecha en busca de hipotensión, oliguria e hipercalemia. Si se produce oliguria, se debe dirigir la atención hacia la mantención de la presión arterial y perfusión renal. Lactancia: Los inhibidores ACE, incluyendo quinapril, son secretados en la leche humana en un grado limitado. Por esto, se debe actuar con precaución cuando se administra quinapril a mujeres que están amamantando.
Toxicidad: Carcinogénesis, mutagénesis, alteración de la fertilidad: El quinapril clorhidrato no resultó carcinogénico en ratones o ratas que recibieron dosis de hasta 75 ó 100 mg/kg/día (50 a 60 veces la máxima dosis humana diaria, respectivamente) por 104 semanas. Ni el quinapril ni el quinaprilato resultaron mutagénicos en el ensayo bacterial Ames con o sin activación metabólica. El quinapril también resultó negativo en los siguientes estudios toxicológicos: mutación puntual in vitro en célula de mamífero, intercambio de cromátidas hermanas en células cultivadas de mamífero, ensayo en micronúcleo de ratones, aberración cromosómica in vitro con células pulmonares conjugadas cultivadas, y un estudio citogenético in vivo en médula ósea de rata. No hubo efectos adversos sobre la fertilidad o reproducción en ratas con dosis de hasta 100 mg/kg/día (60 veces la dosis diaria máxima en humanos). No se observaron efectos fetotóxicos o teratogénicos en ratas con dosis de quinapril tan altas como 300 mg/kg/día (180 veces la dosis diaria máxima en humanos), a pesar de la toxicidad materna a los 150 mg/kg/día. Se observó una reducción en el peso corporal de la descendencia (prole) de ratas tratadas con su gestación bastante avanzada y durante la lactancia con dosis de 25 mg/kg/día o más. El quinapril no resultó teratogénico en el conejo; sin embargo, como ocurre con otros inhibidores de la ACE, toxicidad materna y embriotoxicidad en algunos conejos con dosis tan bajas como 0.5 mg/kg/día y 1 mg/kg/día, respectivamente.

Tetraciclina y otras drogas que interactúan con magnesio: La administración de tetraciclina con quinapril reduce la absorción de tetraciclina de los pacientes en aproximadamente un 28% a un 37%. La disminución de la absorción se debe a la presencia de carbonato de magnesio, un excipiente de la formulación de quinapril. Esta interacción debe considerarse si se recetan de manera concomitante quinapril y tetraciclina.
Litio: Se han reportado aumentos de los niveles de litio sérico y síntomas de toxicidad al litio en pacientes que reciben concomitantemente litio y terapia con inhibidores ACE debido al efecto de pérdida de sodio de estos agentes. Estas drogas deben administrarse concomitantemente con precaución y se recomienda un frecuente monitoreo de los niveles séricos de litio. Si también se utiliza un diurético, puede aumentar el riesgo de toxicidad al litio.
Agentes no esteroideos, antiinflamatorios, incluidos inhibidores selectivos de ciclooxigenasa-2 (inhibidores de COX-2): En pacientes de edad avanzada, con depleción de volumen (incluidos aquellos en terapia de diuréticos), o con compromiso de función renal, la coadministración de NSAID, incluidos los inhibidores selectivos de COX-2, con inhibidores de la ECA, incluido el quinapril, puede resultar en el deterioro de la función renal, incluyendo la falla renal aguda. Estos efectos suelen ser reversibles. Deberá monitorearse periódicamente la función renal en los pacientes que reciban terapia de quinapril y NSAID. El efecto antihipertensivo de los inhibidores de la ECA, incluido el quinapril, puede atenuarse con NSAID.
Agentes que inhiben mTOR o DPP-IV: Pacientes que reciben un inhibidor mTOR concomitante (por ejemplo, temsirolimus) o un inhibidor DPP-IV concomitante (por ejemplo, vildagliptina) pueden tener un mayor riesgo de angioedema. Debe tenerse precaución al iniciar un inhibidor mTOR o un inhibidor DPP-IV en un paciente que ya está tomando un inhibidor ACE.
Otros agentes: Ninguna interacción farmacocinética clínicamente importante se produjo cuando se usó concomitantemente quinapril con propranolol, hidroclorotiazida, digoxina o cimetidina. El efecto anticoagulante de una dosis única de warfarina (medido mediante el tiempo de protrombina) no tuvo cambios significativos cuando se administró de manera concomitante quinapril 2 veces al día. La administración concomitante de dosis múltiples de 10 mg de atorvastatina con 80 mg de quinapril no produjo cambios significativos en los parámetros farmacocinéticos en el estado estacionario de la atorvastatina.
Terapia diurética concomitante: Como con otros inhibidores ACE, los pacientes que utilizan diuréticos, especialmente aquellos con una terapia diurética reciente, pueden experimentar de manera ocasional una reducción excesiva de la presión arterial después de iniciada la terapia con quinapril. Después de las primeras dosis de quinapril, los efectos hipotensores pueden minimizarse discontinuando el diurético unos pocos días antes de iniciar la terapia. Si no es posible discontinuar el diurético, se debe reducir la dosis inicial de quinapril. Se debe proporcionar supervisión médica hasta por 2 horas después de la dosis inicial de quinapril en aquellos pacientes en que se ha continuado la terapia con un diurético.
Agentes que aumentan el potasio sérico: El quinapril es un inhibidor de la enzima convertidora de angiotensina capaz de disminuir los niveles de aldosterona, lo que a su vez puede producir retención de potasio. Por lo tanto, la terapia concomitante de quinapril con diuréticos ahorradores de potasio (por ejemplo, espironolactona, triamterene o amiloride), suplementos de potasio o substitutos de la sal que contienen potasio, debe utilizarse con precaución y con un monitoreo apropiado del potasio sérico.
Bloqueo dual del sistema renina angiotensina (SAR): El bloqueo dual del SAR con bloqueadores de los receptores de angiotensina, inhibidores de la ECA o aliskireno está asociado a un aumento de riesgo de hipotensión, hipercalemia y cambios en la función renal (incluyendo la falla renal aguda) cuando se lo compara con la monoterapia. Deberá monitorearse con atención la presión sanguínea, la función renal y los electrolitos en los pacientes que consuman quinapril y otros agentes que afecten el SAR. No debe co-administrarse aliskireno con el quinapril en pacientes diabéticos, en pacientes con insuficiencia renal moderada a severa (GFR <60 ml/min/1.73 m2), en pacientes con hiperkalemia (>5 mMol/l) o en pacientes hipotensos con falla cardíaca congestiva. No administrar quinapril en combinación con bloqueadores del receptor de angiotensina u otros inhibidores ECA en pacientes diabéticos con daño al órgano final, en pacientes con insuficiencia renal moderada a severa (GFR< 60 ml/min/1.73 m2), en pacientes con hiperkalemia (>5 mMol/l), o en pacientes hipotensos con falla cardíaca congestiva.
La LD50 oral del quinapril en ratones y ratas fluctúa entre 1440 y 4280 mg/kg. No se dispone de información específica sobre el tratamiento de la sobredosis con quinapril. La manifestación clínica más probable serían síntomas atribuibles a hipotensión severa, la que normalmente debiera tratarse por medio de una expansión del volumen intravenoso. El tratamiento es sintomático y de apoyo, acorde con la atención médica establecida. La hemodiálisis y la diálisis peritoneal poseen poco efecto sobre la eliminación del quinapril y el quinaprilato.
(*) Ver información completa para prescribir en documento de monografía entregado por Pfizer Chile S.A.

Accupril comprimidos recubiertos de 10 mg: Envase conteniendo 28 unidades.
Accupril comprimidos recubiertos de 20 mg: Envase conteniendo 28 unidades.
Quinapril está contraindicado en pacientes hipersensibles a cualquier componente de este producto y en pacientes con antecedentes de angioedema relacionado con el tratamiento previo con un inhibidor de la enzima convertidora de angiotensina (ACE). Quinapril está contraindicado en el período de embarazo y en mujeres que deseen quedar embarazadas o en edad de procrear que no usen métodos anticonceptivos adecuados. El quinapril debe administrase a mujeres en edad de procrear solamente si las pacientes no consideran la posibilidad del embarazo o si se les ha informado de los riesgos potenciales para el feto.
No administrar quinapril en combinación con aliskireno: En pacientes con diabetes. En pacientes con insuficiencia renal moderada a severa (GFR<60 ml/min/1.73 m2). En pacientes con hiperkalemia (> 5 mMol/l). En pacientes hipotensos con falla cardíaca congestiva.
No administrar quinapril en combinación con bloqueadores de receptor de angiotensina u otros inhibidores ECA: En pacientes diabéticos con daño de órgano final. En pacientes con insuficiencia renal moderada a severa (GFR<60 ml/min/1.73 m2). En pacientes con hiperkalemia (>5 mMol/l). En pacientes hipotensos con falla cardíaca congestiva.

Angioedema de cabeza y cuello: Se ha reportado angioedema en el 0.1% de los pacientes que recibieron quinapril. Si se produce estridor laríngeo o angioedema de la cara, la lengua o la glotis, se debe discontinuar inmediatamente el tratamiento con quinapril; el paciente debe tratarse apropiadamente de acuerdo con los cuidados médicos aceptados y mantenerse en observación hasta que la hinchazón desaparezca. En los casos donde la inflamación se limita a la cara y los labios, generalmente la afección se resuelve sin tratamiento; pueden ser de utilidad los antihistamínicos para el alivio de los síntomas. El angioedema asociado con compromiso de la laringe puede ser fatal. Si existe compromiso de la lengua, glotis o laringe, es probable que se produzca obstrucción de las vías respiratorias, por lo que se debe administrar inmediatamente una terapia de urgencia apropiada, incluyendo pero no limitada solamente a una solución de adrenalina (epinefrina) subcutánea 1:1000 (0,3 a 0.5 ml). Se ha informado que los pacientes de raza negra que reciben un inhibidor ACE tienen una incidencia más alta de angioedema en comparación con los pacientes de otras razas. En estudios clínicos controlados, también se ha visto que los inhibidores ACE tienen un efecto sobre la presión arterial que es menor en pacientes de raza negra que en aquellos que no lo son. Durante la terapia con quinapril, la incidencia de angioedema en pacientes de raza negra y aquellos de otras razas fue calculada en 2 grandes estudios clínicos abiertos que evaluaron la efectividad de quinapril en el manejo de la hipertensión. En un estudio donde se evaluaron 1656 pacientes de raza negra y 10583 de otras razas, la incidencia de angioedema, sin considerar la asociación al tratamiento con quinapril, fue de 0.3% en pacientes de raza negra y 0.39% en otras razas. En otro estudio (1443 pacientes de raza negra y 9300 de otras razas) la incidencia de angioedema fue de 0.55% en pacientes de raza negra y 0.17% en otras razas. Pacientes que reciben un inhibidor mTOR concomitante (por ejemplo, temsirolimus) o un inhibidor DPP-IV concomitante (por ejemplo, vildagliptina) pueden tener un mayor riesgo de angioedema. Debe tenerse precaución al iniciar un inhibidor mTOR o un inhibidor DPP-IV en un paciente que ya está tomando un inhibidor ACE.
Angioedema intestinal: Se ha informado angioedema intestinal en pacientes tratados con inhibidores ACE. Estos pacientes presentaron dolor abdominal (con o sin náuseas o vómitos); en algunos casos no hubo antecedentes de angioedema facial y los niveles de C-1 estearasa estaban normales. El angioedema fue diagnosticado mediante procedimientos que incluyeron escáner CT o ecografía abdominal, o mediante cirugía, y los síntomas desaparecieron después de la suspensión del inhibidor ACE. Se debe incluir el angioedema intestinal en el diagnóstico diferencial de pacientes con inhibidores ACE que presentan dolor abdominal. Los pacientes con antecedentes de angioedema no relacionado con la terapia con un inhibidor ACE pueden tener un riesgo incrementado de angioedema mientras reciben un inhibidor ACE.
Reacciones anafilácticas: Desensibilización: Los pacientes que reciben inhibidores de la ACE durante el tratamiento de desensibilización con veneno de hymenoptera han sufrido reacciones anafilactoides potencialmente fatales. En los mismos pacientes, estas reacciones se han evitado cuando los inhibidores ACE fueron suspendidos temporalmente, pero reaparecieron con una reexposición involuntaria. Aféresis LDL: Los pacientes sometidos a aféresis de lipoproteína de baja densidad con absorción de sulfato de dextrano, han informado la aparición de reacciones anafilactoides cuando son tratados concomitantemente con un inhibidor de la ACE. Hemodiálisis: Existe evidencia clínica que demuestra que los pacientes hemodializados que usan ciertas membranas de flujo alto (tales como membranas de poliacrilonitrilo) es probable que experimenten reacciones anafilactoides con el tratamiento concomitante con un inhibidor ACE. Esta combinación debe evitarse, ya sea utilizando como otra alternativa drogas antihipertensivas o membranas para la hemodiálisis. Bloqueo dual del sistema renina-angiotensina (SRA): El bloqueo dual de SRA con bloqueadores del receptor de angiotensina, inhibidores ECA, o aliskireno está asociado con un riesgo aumentado de hipotensión, hiperkalemia, y cambios en la función renal (incluyendo falla renal aguda) en comparación con la monoterapia. No se recomienda una rutina de terapia combinada con agentes que actúan sobre SRA y se debe limitar a casos individualmente definidos con un monitoreo cercano a la función renal y a los niveles séricos de potasio (ver sección Contraindicaciones). Hipotensión: La hipotensión sintomática fue observada con muy poca frecuencia en pacientes hipertensos no complicados tratados con quinapril aunque es una posible consecuencia de la terapia de inhibición ACE en pacientes que depletaron sal y volumen, tal como aquellos tratados previamente con diuréticos, que tienen restricción dietaria de sal o que se están dializando. Los pacientes que están recibiendo un diurético cuando se inicia la terapia con quinapril pueden desarrollar hipotensión sintomática. Es importante que los pacientes que están recibiendo un diurético, en lo posible, suspendan el diurético por 2 a 3 días antes de comenzar con quinapril. Si la presión arterial no se controla con quinapril como terapia única, se debe reanudar la terapia diurética. Si no es posible discontinuar la terapia con diurético, comenzar con una dosis inicial baja de quinapril. En pacientes con insuficiencia cardíaca congestiva, que están en riesgo de experimentar una hipotensión excesiva, se debe comenzar la terapia con quinapril en la dosis recomendada bajo una estricta supervisión médica; a estos pacientes se les debe realizar un estrecho seguimiento durante las 2 primeras semanas de tratamiento y siempre que se incremente la dosis de quinapril. Si se produce hipotensión sintomática, el paciente debe colocarse en posición supina y, si es necesario, debe recibir una infusión intravenosa de suero fisiológico. Una respuesta hipotensiva transitoria no es una contraindicación para la administración de dosis posteriores; sin embargo, si este evento ocurre, se deben considerar dosis más bajas de quinapril o el uso de cualquier terapia diurética concomitante. Neutropenia/agranulocitosis: Con muy poca frecuencia se han asociado los inhibidores ACE con agranulocitosis y depresión de la médula ósea en pacientes con deterioro renal, especialmente si han tenido enfermedad vascular colágena. Se ha informado con muy poca frecuencia la aparición de agranulocitosis durante el tratamiento con quinapril. Al igual que con otros inhibidores de la ACE, se debe considerar el monitoreo del recuento de leucocitos en pacientes con enfermedad vascular colágena y/o enfermedad renal. Morbilidad y mortalidad fetal/neonatal: Ver Fertilidad, embarazo y lactancia. Función renal deteriorada: Como consecuencia de la inhibición del sistema renina-angiotensina-aldosterona, en individuos susceptibles, se pueden anticipar cambios en la función renal. En pacientes con insuficiencia cardíaca severa cuya función renal puede depender de la actividad del sistema renina-angiotensina-aldosterona, el tratamiento con inhibidores ACE incluyendo el quinapril, puede asociarse con oliguria y/o azotemia progresiva y en algunas pocas ocasiones con insuficiencia renal aguda y/o muerte. La vida media del quinaprilato se prolonga cuando disminuye la depuración de creatinina. Los pacientes con depuración de creatinina < 60 ml/min requieren una dosificación inicial menor de quinapril. Estas dosificaciones de los pacientes deben ajustarse hacia arriba sobre la base de la respuesta terapéutica y se debe monitorear estrechamente la función renal, aunque estudios iniciales no indican que el quinapril produzca un posterior deterioro de la función renal. Algunos pacientes con hipertensión o insuficiencia cardíaca sin una aparente enfermedad vascular renal preexistente, han desarrollado aumentos del nitrógeno ureico sanguíneo y creatinina sérica, usualmente menores y transitorios, especialmente cuando el quinapril se administra concomitantemente con un diurético. Es más probable que esto se presente en pacientes con deterioro renal preexistente. Se puede requerir la reducción de la dosificación y/o la discontinuación de un diurético y/o del quinapril. En estudios clínicos en pacientes hipertensos con estenosis de la arteria renal unilateral o bilateral, se han observado, en algunos de ellos, incrementos del nitrógeno ureico sanguíneo y de la creatina sérica luego de la terapia con un inhibidor ACE. Estos incrementos fueron casi siempre reversibles con la discontinuación de la terapia con un inhibidor ACE y/o con un diurético. En tales pacientes, se debe monitorear la función renal durante las primeras semanas de terapia. Función hepática deteriorada: Cuando se combina quinapril con un diurético se debe usar con precaución en pacientes con función hepática deteriorada o enfermedad hepática progresiva, puesto que la más leve alteración de los fluidos y del balance de electrolitos puede precipitar un coma hepático. El metabolismo del quinapril a quinaprilato depende normalmente de la esterasa hepática. Las concentraciones de quinaprilato están reducidas en pacientes con cirrosis alcohólica debido al deterioro de la desesterificación del quinapril. Hipercalemia y diuréticos ahorradores de potasio: Como con otros inhibidores ACE, los pacientes que reciben quinapril como terapia única pueden tener niveles incrementados de potasio sérico. Cuando se administra quinapril de manera concomitante, éste puede producir una reducción de la hipocalemia inducida por los diuréticos tiazida. Debido al riesgo de aumentos posteriores que potencien el potasio sérico, se aconseja que la terapia de combinación con diuréticos ahorradores de potasio se inicie con precaución y se monitoreen de manera estrecha los niveles de potasio sérico de los pacientes (ver Hipotensión más arriba y la sección).
Hipoglicemia y diabetes: Se han asociado los inhibidores ACE con hipoglicemia en pacientes diabéticos tratados con insulina o agentes hipoglicemiantes orales; puede resultar necesario un monitoreo estrecho de los pacientes diabéticos.
Tos: Se ha reportado tos con el uso de inhibidores ACE, incluyendo quinapril. La tos se caracteriza por ser no productiva, persistente y cesar después de discontinuar la terapia. La tos inducida por inhibidores ACE debe considerarse como parte del diagnóstico diferencial de este síntoma.
Cirugía/anestesia: Se debe tener precaución cuando los pacientes son sometidos a cirugía mayor o anestesia, puesto que los inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina han demostrado bloquear la formación secundaria de angiotensina II para compensar la liberación de renina. Esto puede conducir a hipotensión, la que puede corregirse mediante una expansión del volumen.
Información para los pacientes: Embarazo: El quinapril no debe ser usado por mujeres embarazadas, que contemplen quedar embarazadas o que puedan quedar embarazadas y que no usen ningún método anticonceptivo adecuado, debido al potencial de los efectos del fármaco que pueden dañar seriamente o incluso causar la muerte del feto en desarrollo. Angioedema: Angioedema, incluyendo edema de la laringe, puede producirse especialmente luego de la primera dosis de quinapril. Los pacientes deben ser aconsejados que si se presenta cualquier signo o síntoma sugerente de angioedema (es decir, inflamación de la cara, extremidades, ojos, labios, lengua; dificultad para tragar o respirar), deben suspender inmediatamente la administración de quinapril y consultar con su médico. Hipotensión: Los pacientes deben ser advertidos respecto de informar si sufren de sensación de mareo, especialmente durante los primeros días de la terapia con quinapril. Si se produce un síncope, se le debe decir al paciente que no tome la droga hasta que haya consultado con su médico. Todos los pacientes deben ser advertidos respecto de que una inadecuada ingesta de fluidos, una excesiva transpiración o deshidratación puede conducir a una baja pronunciada de la presión arterial debido a la reducción del volumen de fluido. Otras causas de la depleción de volumen tales como vómitos o diarrea también pueden conducir a una disminución de la presión arterial; los pacientes deben ser aconsejados de consultar con su médico. Hipercalemia: Se debe informar a los pacientes que no utilicen suplementos del potasio o substitutos de la sal que contengan potasio sin consultar a su médico. Neutropenia: Se debe decir a los pacientes que informen inmediatamente cualquier indicio de infección (por ejemplo, dolor de garganta, fiebre), puesto que podría ser un signo de neutropenia. Cirugía/anestesia: Se le debe decir a los pacientes que planean someterse a cirugía y/o anestesia que informen a su médico que están tomando un inhibidor ACE.
Nota: Como con muchas otras drogas, los pacientes que están siendo tratados con quinapril merecen ciertos consejos. Esta información pretende ayudar a que el uso de este medicamento sea seguro y efectivo. No es una publicación de todos los posibles efectos adversos o deseados.
Se ha evaluado la seguridad de quinapril en 4960 individuos y pacientes resultando bien tolerado. De estos, 3203 pacientes que incluían 655 pacientes ancianos participaron en estudios clínicos controlados. Se ha evaluado la seguridad a largo plazo de quinapril en más de 1400 pacientes tratados por 1 año o más. Las experiencias adversas fueron usualmente de naturaleza leve a transitoria. En estudios clínicos controlados, las reacciones adversas de mayor frecuencia fueron dolor de cabeza (7.2%), mareos (5.5%), tos (3.9%), fatiga (3.5%), rinitis (3.2%), náuseas y/o vómitos (2.8%) y mialgia (2.2%). Se debe hacer notar que la tos es no productiva, persistente y cesa después de la discontinuación de la terapia. En estudios clínicos controlados se requirió discontinuar la terapia debido a eventos adversos en un 5.3% de los pacientes tratados con quinapril. Como se muestra más abajo, en estudios clínicos controlados las experiencias adversas se produjeron en un 1% o más de los 3203 pacientes tratados con quinapril con o sin un diurético concomitante. La incidencia de experiencias adversas en el subconjunto de 655 pacientes de 65 años y mayores está dada por comparación. También se presenta un subconjunto de los 2005 pacientes de estudios clínicos controlados que fueron tratados con monoterapia de quinapril para la hipertensión.
Porcentaje de pacientes en estudios controlados: Ver Tabla En estudios clínicos controlados y no controlados las experiencias adversas clínicas probables, posibles o definitivamente relacionadas, o de relación incierta con la terapia se presentan en el 0.5% a <1.0% (excepto los indicados) de los pacientes tratados con quinapril (con o sin diurético concomitante) y los eventos menos frecuentes observados en estudios clínicos o la experiencia posterior a la comercialización (indicados mediante un *) incluyeron:
Trastornos de la sangre y sistema linfático: anemia hemolítica*, trombocitopenia*.
Trastornos del sistema inmune: reacción anafilactoide*.
Desórdenes psiquiátricos: depresión, nerviosismo.
Desórdenes del sistema nervioso: somnolencia, vértigo.
Desórdenes oculares: ambliopía.
Trastornos cardíacos: angina pectoris, palpitaciones, taquicardia.
Trastornos vasculares: hipotensión postural*, síncope*, vasodilatación.
Trastornos gastrointestinales: sequedad de boca o garganta, flatulencia, pancreatitis*.
Trastornos de la piel y tejido subcutáneo: alopecia*, dermatitis exfoliativa*, aumento de la transpiración, pénfigo*, reacción de fotosensibilidad*, prurito, exantema.
Trastornos musculoesqueléticos y del tejido conectivo: artralgia.
Trastornos renales y urinarios: infección del tracto urinario.
Trastornos del sistema reproductivo y mamas: impotencia.
Desórdenes congénitos, familiares y genéticos: Consultar la sección Contraindicaciones y Fertilidad, embarazo y lactancia.
Trastornos generales y afecciones en el sitio de administración: Edema (periférico y generalizado).
Eventos muy poco frecuentes (Raros): Se reportó angioedema* (0.1%) en pacientes que reciben quinapril. Aunque observado muy raramente con quinapril, se ha reportado neumonitis eosinofílica* y hepatitis con otros inhibidores de la ACE.
Hallazgos en las pruebas de laboratorio clínico: Se ha reportado en raras ocasiones agranulocitosis y neutropenia.
Hiperkalemia: (ver sección Contraindicaciones y sección Advertencias especiales y precauciones especiales de uso).
Creatinina y nitrógeno ureico sanguíneo: Se observaron aumentos (>1.25 veces el límite superior normal) en la creatinina sérica y el nitrógeno ureico sanguíneo en el 2% y 2%, respectivamente, de los pacientes tratados sólo con quinapril. A menudo estos aumentos se revierten con una terapia continuada.
*El buscador de medicamentos online de Farmacias Cruz Verde es una guía de productos farmacéuticos en el cual aparece recopilada la información otorgada por las compañías farmacéuticas. Los resultados de búsquedas en éste no implican que se encuentren disponibles para la venta en nuestros locales.