Inscríbete aquí

Artículos

Consejos para enfrentar y prevenir problemas cardiovasculares

07 August 2017
Durante agosto, te invitamos a seguir los consejos de nuestro químico farmacéutico para enfrentar y prevenir problemas cardiovasculares, mejorar las costumbres alimenticias y disminuir el nivel de stress.
Plan Corazón

LA PREVENCIÓN DEBE COMENZAR CON LOS NIÑOS
En Chile la enfermedad cardiovascular es responsable del 26.4% del total de fallecimientos, es decir, la primera causa de muerte en hombres mayores de 35 años y mujeres mayores de 50 años, el mayor riesgo está en el sedentarismo, en el consumo excesivo de sal y el tabaquismo. Por lo que es imprescindible comenzar con la prevención en etapas tempranas de la vida. Los niños deben aprender a tener un estilo de vida saludable, a comer sano, mantenerse con actividad física permanente, a no fumar. Ese estilo de vida y el ejemplo de sus padres, ayudarán a que en el futuro existan menos riesgos de enfermedades cardiovasculares.

ALIMENTOS PARA UN CORAZÓN SALUDABLE
La adopción de hábitos de vida saludable y una dieta equilibrada, en la que prime la calidad de los alimentos, son la mejor manera de enfrentar la obesidad, uno de los más importantes factores de riesgo cardiovascular. Alrededor del 30% de la población chilena presenta características de sobrepeso u obesidad, de ahí la imperiosa necesidad de modificar los hábitos de alimentación. Se recomienda comer al menos 3 porciones diarias de verduras y 2 de frutas de distintos colores, consumir legumbres y cereales integrales (arroz, fideos, pan integral), a la vez disminuir el consumo de cereales refinados. Se debe reducir el consumo de grasas saturadas de origen animal y vegetal (carnes rojas, mantequillas, crema de leche, etc.) Por el contrario, las grasas no saturadas, como los ácidos grasos Omega, mejoran la elasticidad de las paredes arteriales y, por ende, la circulación arterial, entre otros beneficios. La sustancia Omega-3 se encuentra especialmente en pescados grasos, aceite de cánola y oliva y semillas de soja y lino. También se recomienda atender el nivel de sodio en las comidas, reduciendo el consumo de la sal de mesa y evitando en lo posible comer alimentos procesados.

 EL ESTRÉS PUEDE PROVOCAR MAYOR RIESGO CORONARIO
Una cuota de estrés diario puede optimizar la actividad del individuo y por ende aumentar su productividad. Sin embargo, llegar al extremo con jornadas de trabajo muy intensas, origina en el empleado cansancio, pérdida de rendimiento, alteraciones psicológicas y, lo que es más grave, la posibilidad de tener riesgo coronario. Vivir nervioso o preocupado a causa de la actividad laboral trae resultados muy negativos para el empleado. Además de producir ansiedad, el estrés laboral, puede causar ira, irritabilidad, tristeza, depresión, y otras reacciones emocionales, que también afectan el desempeño normal del trabajador. Para reducir o prevenir las presiones laborales es conveniente, que el trabajador cambie su estilo de vida, y mantenga una perspectiva equilibrada entre las actividades laborales y el descanso. Los individuos pueden disminuir los efectos del estrés al involucrarse en otros contextos diferentes, como eventos deportivos, rutinas frecuentes de ejercicio, actividades recreativas, ampliando o cambiando su círculo social, o haciendo actividades que pongan sus pensamientos en algo diferente a la organización. Es recomendable afrontar las dificultades laborales, económicas y familiares con la mayor tranquilidad posible a fin de evitar problemas graves de salud.